La familia de Bretón no declara, el cuñado no lo ve capaz de asesinarlos y la cuñada duda

El cuñado sugirió ir a la finca a buscarlos afirma que éste hizo "una simulación" con los sobrinos para la supuesta desaparición


CÓRDOBA, 21 (EUROPA PRESS)

Los familiares directos de José Bretón, acusado de asesinar a sus hijos, Ruth y José, se han acogido a su derecho a no declarar, concretamente los abuelos paternos de los niños, Bartolomé y Antonia, a la que Bretón le ha dado un beso, y los hermanos del procesado, Catalina y Rafael.

Todo lo contrario que sus cuñados, José Ortega y Leticia Fernández, quienes han prestado declaración durante más de tres horas en las que el cuñado ha manifestado que no ve capaz a Bretón de haber asesinado a sus hijos, aunque lo considera responsable de que hayan desaparecidos y no descarta que puedan estar en cualquier lugar del mundo, mientras que la cuñada ha asegurado que a día de hoy no sabe "qué pensar si están vivos o muertos".

Al respecto, ambos familiares políticos han declarado en momentos entre lágrimas recordando a los niños, al tiempo que la madre de los pequeños, Ruth Ortiz, permanecía en la consulta del Servicio de Asistencia a Víctimas en Andalucía (SAVA) en la Audiencia Provincial de Córdoba, desde donde ha seguido el juicio, por el que en esta jornada han pasado once personas.

En concreto, a preguntas de la fiscal, el cuñado, tras apuntar que el trato de Bretón con Ruth era "normal", aunque el acusado tenía sus "manías" y era "escrupuloso", ha relatado el día de los hechos en la que considera "la peor noche" de su vida, precisando que ve "extraño" la versión ofrecida por Bretón sobre la supuesta desaparición, y días después del 8 de octubre fue recordando "flashes" que los comentaba a un amigo y a la Policía de hechos y conversaciones con Bretón.

Así, detalla que el acusado le dijo que "se la tenía guardada a Ruth" tras anunciarle la separación, ante lo que él le respondió que no fuera a hacer "tonterías" y cogiera su coche y se estrellara él con los niños. En otro momento, recuerda que el día 6 de octubre, según ha precisado a una pregunta del jurado, Bretón llevó a los hijos de su cuñado, de ocho y siete años, al colegio y los dejó solos en un banco de una plaza unos instantes para "ver cómo reaccionaban los niños cuando se quedaban solos sentados", según le espetó Bretón a su cuñado, quien le recriminó tal hecho y considera que hizo "una simulación" para la supuesta desaparición dos días después.

En relación con el día 7 de octubre, ha precisado que Bretón llegó de Huelva y dejó solos a los niños con él y sus hijos durante un tiempo, aunque dice que desconoce dónde pudo ir. En cuanto a la mañana del día 8 de octubre, ha asegurado que es "imposible" que Bretón cogiera su coche para ir a la finca familiar, porque lo tenía él con su mujer y hermana de Bretón, Catalina, que estaban comprando en un centro comercial, mientras el acusado se quedó en casa con sus hijos y los sobrinos.

A esto, ha añadido que si se hubieran quedado solos los niños, sus hijos se lo hubieran dicho, según dice que le comentaron sobre el día que hizo "la simulación". Además, indica que Bretón le dijo que "le había estropeado los planes".

Una vez que supuestamente desaparecieron, el cuñado relata que no recuerda algunos detalles, porque "el susto fue tan grande que todo fue salir corriendo" y él se encontraba "nervioso". Tras llegar a la zona del Parque Cruz Conde, él estuvo buscando por distintas zonas un par de horas sin encontrar a los niños y cuando se acercó a Bretón y su hermano el estado de ellos era "silencioso" e incluso "más frío".

Posteriormente, señala que sugirió ir a buscar a los niños a la finca familiar, sin saber que ese día habían estado allí Bretón y sus hijos, y dice que se le ocurrió porque alguien que conocía la finca se los hubiera podido llevar y dejarlos en la zona que los niños conocían, han puntualizado, para confesar que "tenía otras cosas en la cabeza, como que los hubiera encerrado en algún sitio".

Así, tras no encontrar "nada" en los hospitales, ni los taxistas, presionó a Bretón porque no se creía la desaparición y que se sentara en la barra, donde dijo a los agentes que se sentó. En ese momento, le exclamó al acusado que si no tenía "nada que ver" que le diera "la hostia más grande" de su vida, algo que ejecutó Bretón, según ha recordado el cuñado, quien asevera que "no creía la versión".

De este modo, señala que le pareció "todo extraño" en los hechos y desde la detención "desconfió de él y de todos", ha sentenciado José Ortega, quien señala que "una de las posibilidades es que le hubiera hecho algo a los niños", aunque a día de hoy, tras los informes de agosto sobre los restos óseos, no cree que Bretón haya matado a sus hijos y no descarta que "se los haya dado a algún profesional y están los chavales bailando en Canadá".

"OJALÁ LOS HUESOS SEAN DE OTRAS PERSONAS Y LO HAYAN HECHO PARA NO BUSCAR MÁS"

En este sentido, el cuñado, quien dice que no está presionado por su esposa, explica que a sus hijos les ha dicho que su tío es responsable de la desaparición de Ruth y José, y explica que ha "pensado que se los ha llevado alguien, que ojalá esos huesos sean de otras personas y lo hayan hecho para no buscar más a los niños".

Al respecto, cree que "es muy extraño un fallo tan garrafal sobre los huesos", y precisa que antes de los informes creía en "un 90 por ciento" de posibilidades de que "estaban vivos, pero esa cifra "se cae". En cualquier caso, apunta que de este tema no habla en su casa ni con su mujer ni con los hijos.

"SE HABÍA PERDIDO UN NIÑO"

Por su parte, la cuñada de Bretón ha detallado la "buena" relación que tenía con Ruth, a la que vio como Bretón le gritaba algunas veces y cuando le habló de la separación ella entendía que "no fuera feliz" con Bretón. Y sobre el día de los hechos, explica que su marido, Rafael Bretón, le dijo que "fuera corriendo" que a su hermano "se le había perdido un niño", no los dos, según ha asegurado Leticia, quien se enteró de la versión de Bretón días después, pues, "no me importaba cómo se habían perdido, quería que aparecieran".

Además, precisa que le parece "raro que se pierdan dos niños en el parque y nadie vea nada", igual que también le parece "raro" que Bretón "le haga algo a los niños". Ante ello, subraya que no sabe "qué pensar si están vivos o muertos", dado que es "algo tan horrible y duro que te levantes un día y te cambie la vida, que tus sobrinos ya no estén, es todo tan increíble como que se perdieran, como que sea capaz de hacerles algo", ha expresado entre sollozos la tía de los niños.

Igualmente, ha declarado que "ojalá hubiese salido" el informe de los restos óseos la primera semana de los hechos, y en este caso no se hubiera dado "el acoso" que ha tenido que soportar con su familia, según ha relatado, para apostillar que "el dolor" de no tener a sus sobrinos no se lo "va a quitar nadie en la vida".