La falta de precipitaciones podría condicionar la campaña del cereal

Preocupación que trasladarán al misistro Arias Cañete
La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila ha mostrado su preocupación ante la escasez de precipitaciones, al considerar que la lluvia y nieve caídas hasta el momento no son suficientes para garantizar la próxima campaña de cereal. Un hecho que el Comité Ejecutivo de la organización, encabezado por el presidente, Joaquín Antonio Pino, trasladará hoy tras la Junta Directiva Nacional de ASAJA al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, junto con la difícil situación de la ganadería abulense y las peculiaridades de la provincia para que se tengan en cuenta en la reforma de la PAC.

El secretario general de ASAJA-Ávila, César Martín, y el vicepresidente de la organización, José Antonio Rodríguez, asisten también a la Junta Directiva Nacional.

Tras la siembra del cereal, estos meses son cruciales en el crecimiento de la planta, momento en que el agua es fundamental para garantizar su desarrollo. La falta de humedad impide que la semilla germine satisfactoriamente, por lo que si en primavera no llueve abundantemente el rendimiento por hectárea será más bajo de lo esperado.

Además, ASAJA-Ávila ha alertado de que la falta de precipitaciones pone en peligro los pastos con los que alimentar las reses, con lo que los ganaderos tendrían que afrontar un coste extra para abastecer al ganado. Un gasto añadido para un sector en la ruina por los bajos precios que recibe por la venta de carne, y que puede suponer su debacle total.

En enero de este año se registraron 15,7 litros por metro cuadrado, frente a los 24,1 litros por metro cuadrado que se contabilizaron el mismo mes de 2011. Una disminución que ya se ha dejado sentir en el campo abulense. En enero de 2010, las precipitaciones dejaron 33,6 litros por metro cuadrado.

Asimismo, en la actualidad, el pantano de Las Cogotas, del que dependen por ejemplo cultivos como la remolacha, está al 45,76 por ciento de su capacidad total, un 30 por ciento menos que el año pasado.