La falta de información del presidente provoca una cadena de dimisiones en Caja España-Duero

El consejo de administración de Caja España-Duero redujo este martes considerablemente su tamaño. Nueve consejeros y tres miembros de la Comisión de Control presentaron su renuncia cansados de la falta de información que está marcando el proceso de fusión con Unicaja o la absorción por parte del FROB; el presidente Evaristo del Canto asegura que esta vez será la definitiva y que su culminación es inminente.

La reunión del consejo de Caja España-Duero en León se topó con una dimisión en cadena de nueve consejeros. Su decisión, a grandes rasgos, está amparada en la falta de información como norma habitual de Evaristo del Canto. El presidente comentó en la reunión de este martes que el proceso está a punto de culminarse, en un sentido u otro: Unicaja o el FROB. Es más, ubicó su resolución para después de Semana Santa. "Eso es lo que nos ha dicho, pero también dijo lo mismo hace un año", comentó jocosamente un consejero a este periódico.

 

Las dimisiones están vinculadas a la actitud hermética de Del Canto durante todo este periodo. "No se trata de quitarse del medio. La verdad, hay personas que razonablemente opinan que no pueden responsabilizarse de cuestiones que desconocen y su posición es perfectamente entendible", añade un consejero que sí continúa en un proyecto que parece tener fecha de caducidad.

 

Lo cierto es que el consejo conoció la renuncia que ya habían anunciado Angeles Armisén, Isabel Carrrasco, Juan Antonio Martín Mesonero, Santos Llamas, Eugenio Santiago Cossío, Agustín Prieto, José Luis Heras, Vicente de la Peña y Francisco Rubio. Algunas de ellas se hicieron efectivas ayer y incomprensiblemente no se conocieron durante la reunión. Nueve personas en total que dejan plantado al presidente y al que se suman otros tres miembros de la Comisión de Control: Casimiro Mesonero Bellido, Alberto Estella y Eleuterio Fuentes. Aunque alguno de ellos cesa por jubilación, lo cierto es que no se han designado sustitutos. También hay renuncias en el apartado de consejeros generales.

 

Según diversas fuentes consultadas por este periódico, las razones se fundamentan en la opacidad de una gestión que ha convencido a muy pocos desde su aterrizaje. Evaristo del Canto, amparado en su momento por PP y PSOE, sigue prolongando una situación de oscurantismo que ahora parece a punto de ver la luz forzado por las circuntancias indiscutibles que llevarán al Banco Ceiis (Caja España-Duero), a los caminos marcados entre Unicaja o la absorción por parte del FROB. 

Noticias relacionadas