La Escuela Internacional de Cocina de Valladolid diseña la cena a la 'Ratatouille' de Kazajistán

Los chefs Fran y Santos Vicente, de la Escuela Internacional de Cocina de Valladolid.

La acción forma parte de las actividades de difusión de la gastronomía española en este país. 

EL MENÚ INAUGURAL

 

Elaborado por los chefs Fran y Santos Vicente, en representación de la EIC, ha sido una "sorprendente muestra de cocina española" fusionada con productos de Kazajistán con platos como lomo de caballo con crujiente de nuez, un tradicional lechazo acompañado por ravioli de cangrejo o un helado de yogur de leche de yegua y virutas de chocolate.

 

La actividad culinaria continuará con tres clases magistrales hasta este domingo. Las clases prácticas se centrarán en la tapa española, la cocina tradicional y la cocina contemporánea española.

 

El objetivo de estas clases es formar a un grupo de doce profesionales que se han convertido en los primeros alumnos de la Escuela Ratatuille.

La Escuela Ratatouille, tras realizar una visita para conocer la EIC, su gestión y formación, decidió contar con sus profesionales para celebrar su inauguración. Además, la escuela vallisoletatana asesorará y formará en cocina mediterránea y de vanguardia a la escuela de Kazajistán.

 

Las actividades comenzaron el pasado martes con una ponencia inaugural a cargo del gerente de la EIC, Ángel Moretón, a la que acudieron 30 profesionales de los sectores de la hotelería y restauración así como periodistas gastronómicos.

 

La ponencia fue un viaje por la historia de la gastronomía española, productos de esta cocina, la "importancia de la formación" de los profesionales de la hostelería, la gestión del restaurante y la cocina tradicional de España.

 

Entre los asistentes se encontraban hosteleros, empresarios del sector y algunos de los chefs "más prestigiosos" del país, como Alex Lee, del restaurante 'El Plato', considerado "uno de los mejores de Kazajistán".

 

La Escuela Ratatouille ofreció también una cena inaugural que contó más de cien invitados entre los que se encontraban las autoridades locales de Almaty, empresarios, hosteleros y el consejero Económico y Comercial de la Embajada de España en Kazajistán, José María del Rey Salgado.