La Escuela de Policía de Ávila acoge la formación básica de trece nuevos agentes locales

Trece policías locales con categoría de Agente han comenzado el curso de formación básica, que se estructura en dos fases. La primera, que ha dado comienzo hoy, es la fase académica, con más de 600 horas de duración; y más tarde, una fase de prácticas, con 300 horas, que se desarrollará en los ayuntamientos a los que pertenezcan los alumnos.

La parte teórica, impartida por la Escuela Regional de Policía Local está dividida en seis módulos de formación. El primero de ellos está dedicado al tráfico y la seguridad vial, y en él se imparte la legislación sobre esa materia, Derecho de la Circulación e introducción a la investigación de accidentes y atestados. El segundo módulo se refiere a la función jurídico-policial, que recoge temario sobre Derechos Humanos, Deontología, Policía administrativa, régimen jurídico de la Policía Local y Policía medioambiental.

 

 

La tercera parte del curso está consagrada a la Policía asistencial y comunitaria, que incluye técnicas de prevención y protección ciudadana, psicosocial y testimonio, victimización y violencia de género y doméstica, y finalmente, urgencias sanitarias. Derecho Penal y Policía Judicial aplicada a Policía Local conforman el cuarto módulo, bajo el título de ‘Policía Judicial’.

 

El quinto módulo del curso de formación básica se centra en las técnicas y el adiestramiento profesional, dentro del cual se imparten técnicas de tiro con armas de fuego, defensa personal y educación física. Finalmente, el sexto módulo tiene carácter transversal y de él forma parte la asignatura de inglés y el conocimiento de aplicaciones de gestión policial.

 

Posteriormente, y hasta el 31 de octubre, tendrán que superar la fase práctica, 300 horas que cumplirán en los Ayuntamientos a los que pertenecen los alumnos. En concreto, se incorporarán a distintos cuerpos de Policía Local de la Comunidad: dos agentes  formarán parte de la Policía Local de Béjar, y uno a Guijuelo (Salamanca); uno ingresará en Zamora y dos en Benavente (Zamora); en la provincia de Valladolid, tres agentes reforzarán la Policía Municipal de Valladolid; y dos agentes se incorporarán a Valle de Mena y dos más a Miranda de Ebro (Burgos).