La ESA lanza el satélite Gaia, que creará un mapa en 3D de la Vía Láctea

La Agencia Espacial Europea (ESA, en sus siglas en inglés) ha lanzado, a las 10.12 horas (hora local), la misión Gaia, un satélite que medirá las distancias y movimientos de mil millones de estrellas de la Vía Láctea con una precisión "histórica". El lanzamiento se ha producido desde la base espacial europea en Kourou (Guayana francesa).

Este será el último lanzamiento del año de ESA, que afronta la misión de crear un mapa 3D y en alta definición de la Vía Láctea, y que cuenta con una participación "muy activa" de España, según ha informado la agencia espacial.

Este martes, la ESA vivía como un acontecimiento el traslado del cohete Soyuz VS06 hasta la zona de lanzamiento del Puerto Espacial Europeo en Korou (Guayana Francesa), encargado de poner en órbita el satélite. Se trata de un paso muy importante para la agencia espacial, después de que varios problemas técnicos fueran retrasando el despegue de Gaia en varias ocasiones.

Gaia continúa con el noble legado europeo de catalogar estrellas que se remonta a los tiempos del astrónomo griego Hiparco, que vivió entre los años 190 y 120 a.C. En agosto de 1989, más de 2.000 años después, la ESA lanzó al espacio Hipparcos, el primer satélite dedicado a la astrometría gracias al que se publicaron las posiciones, distancias de casi 120.000 estrellas.

Según ha indicado el portavoz de la agencia espacial, Javier Ventura-Traveset, el satélite que será lanzado este jueves generará un mapa tridimensional de la Vía Láctea con un nivel de detalle sin precedentes, estudiando la posición y el movimiento de mil millones de estrellas.

Además, el satélite evaluará las propiedades físicas vitales de cada estrella, incluyendo la temperatura, la luminosidad y la composición. El censo resultante permitirá a los astrónomos determinar el origen y la evolución de la galaxia.

Gaia asignará las estrellas desde una órbita alrededor del Sol, cerca de un lugar cerca de 1,5 millones kilómetros más allá de la órbita de la Tierra conocido como el punto de Lagrange L2. La nave girará lentamente, barriendo sus dos telescopios por todo el cielo y su luz se centra simultáneamente en una cámara digital única, la más grande jamás lanzada al espacio, con casi mil millones de píxeles.

"Los instrumentos de Gaia son tan precisos que desde la Tierra se podría medir el pulgar de una persona", ha dicho el director general de Tedae, César Ramos.

Gaia se comunicará con la Tierra ocho horas diarias en las que mandará datos científicos y datos propios que permitirán al control conocer el estado del aparato.

PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA

Además de la potente cámara, la misión cuenta también con otros importantes equipamientos que le permitirán alcanzar su objetivo, como un parasol, diseñado y construido completamente en España, y que ya ha pasado con éxito las últimas pruebas en Korou. Este parasol se desplegará poco después del lanzamiento formando una 'falda' de 10,5 metros de ancho alrededor de la base de Gaia, con el fin de crear sombra a los telescopios y cámaras del satélite, de gran sensibilidad.

España también ha participado con dos telescopios con longitud focal de 35 metros y un espectómetro para calcular la velocidad radial de las estrellas más brillantes, así como la antena y estructura de cableado del módulo de servicio o algunos de los sistema electrónicos.

Según ha indicado la ESA, en total son seis las empresas del país que han participado de alguna manera en esta misión: Crisa, EADS Casa, Mier Rymsa, Sener y Thales Alenia Space. En este sentido, Ramos ha apuntado que este satélite sería "difícil de comprender sin la industria espacial española".

La ESA ha explicado que la vida 'laboral' de Gaia será de cinco años, un tiempo en el que el que enviará la información equivalente a 200.000 DVD. La agencia espacial hará públicos los resultados enviados por el satélite en 2020.