La empresa núcleo de la trama corrupta de Granados lidera un proyecto con participación de la Universidad de Salamanca

Cofely, centro de la trama y con cuatro de sus directivos detenidos, es una de las empresas que participa en el proyecto de eficiencia energética SmartZA con la Universidad de Salamanca y Ciemat para su desarrollo en un barrio de Zamora.

La firma Cofely, centro de la trama corrupta que se ha saldado con la detención de más de 50 personas, entre ellas, el exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, es una de las integrantes del proyecto SmartZA que desarrollan el Ciemat, la Universidad de Salamanca y el Ayuntamiento de Zamora y que cuenta con cuatro millones de euros de subvención ministerial con fondos europeos. La empresa firmó en diciembre de 2012 un acuerdo con las entidades citadas para desarrollar un proyecto de investigación de eficiencia energética, el proyecto SmartZA, que todavía no ha fructificado. En el acuerdo participan también cuatro empresas más al margen de Cofely, que lidera el proyecto.

 

El objetivo final de este proyecto era conseguir un espacio urbano más habitable y sostenible tanto desde el punto de vista económico como ambiental, aplicando soluciones propias de las llamadas 'smart cities'. SmartZA cuenta con un presupuesto que supera los 4 millones de euros y forma parte de la convocatoria INNPACTO 2012 del Ministerio de Economía y Competitividad, cofinanciada con fondos FEDER.

 

El proyecto está estructurado en tres fases, pero no ha llegado a pasar de la primera. La primera servirá para realizar el estudio de viabilidad y el análisis técnico y económico de las soluciones que se quieren implantar; en la segunda se haría una prueba piloto aplicando todas las medidas de eficiencia en uno de los barrios de Zamora, actuando de forma integral en todos sus espacios y redes: edificios, instalaciones públicas, alumbrado, transporte, aparcamientos, áreas cívicas… Y la tercera sería su extensión al resto de la ciudad.

 

Según fuentes del Ayuntamiento de Zamora, el consistorio no tiene relación contractual alguna con la empresa Cofely y no ha hecho desembolso económico ninguno para el desarrollo del proyecto; su única aportación ha consistido en facilitar datos para la realización del estudio previo. La aplicación práctica, para la que se baraja la Ciudad Deportiva como sede, consistiría en la cesión de terrenos para la construcción de instalaciones para acoger el proyecto. También aclaran fuentes del Ayuntamiento que, de existir alguna irregularidad, se descartaría el proyecto.

 

En cuanto a la Universidad de Salamanca, el proyecto fue puesto en marcha con Charo Vega en el puesto de vicerrectora de innovación e infraestructuras. TRIBUNA de Salamanca se ha puesto en contacto con la institución para conocer su participación actual en el proyecto, que está avalado por la Oficina Verde.

Noticias relacionadas