La empresa de jamón ibérico, Castro y González, se expande por Europa y llama a América

La empresa salmantina exporta de manera regular a más de veinte países en cuatro continentes a los que destina ya el 9% de su producción, un 4 por ciento más que hace dos años.

La firma salmantina de jamón ibérico de Guijuelo Castro y González ha incrementado su capacidad de exportación y se expandido en Europa con la entrada en Suecia y Finlandia al mismo tiempo que se ha abierto camino en América con su llegada a República Dominicana y la previsión de vender en breve en Estados Unidos.

  

En concreto y según los datos aportados por la centenaria firma de productos ibéricos, Castro y González exporta de manera regular a más de veinte países en cuatro continentes a los que destina ya el 9 por ciento de su producción, un 4 por ciento más que hace dos años.

  

"Este crecimiento se debe a los buenos resultados en los países tradicionales y a la apertura de nuevos mercados en Europa, como es el caso de Suecia y Finlandia; y en el continente americano y Asia", han explicado desde la empresa.

  

Para los responsables de Castro y González de exportación de Castro y González, Miguel González y Miguel Cascajosa, los pilares de estos resultados son principalmente las inversiones realizadas en la mejora del control de la genética propia, en los procesos de elaboración, en su foco de servicio total a sus clientes y en la promoción y asistencia a eventos y ferias.

  

Miguel González y Miguel Cascajosa también se han mostrado optimistas respecto a la evolución de 2015, con estimaciones de crecimiento de un 30 por ciento sobre el pasado año. "Tenemos perspectivas muy buenas para este año, ya que hemos conseguido entrar en numerosos mercados que seguro que van a responder en los próximos meses", han augurado.

  

González ha reconocido además que los mercados tradicionales donde ya exportaban también se han animado en el ejercicio pasado de modo que países como Italia, Suiza, Portugal o Reino Unido han incrementado la demanda de jamón ibérico.

  

En su opinión, parte del "éxito de las ventas en el exterior" se debe a los nuevos formatos de producto loncheado. "Para los mercados europeos era una dificultad vender las patas enteras, ya que no tienen la cultura española del corte del jamón, ni tampoco un consumo tan alto. Sin embargo sí que valoran contar con porciones más pequeñas que pueden degustar en una sola comida", ha explicado Miguel González.

  

Castro y González ha lanzado sobres de producto de 50, 80 y 100 gramos de los embutidos ibéricos, paleta y jamón ibérico de bellota.