La duquesa de Alba mantenía ocho títulos nobiliarios vinculados con localidades castellanoleonesas

Crespón negro en el Palacio Monterrey de Salamanca

La duquesa de Alba, María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, fallecida este jueves a los 88 años, conservaba entre sus varias decenas de títulos nobiliarios un total de ocho blasones vinculados con localidades castellanoleonesas.

De hecho, la denominación habitual del ducado de Alba es una abreviatura del Ducado de Alba de Tormes (Salamanca), verdadera fórmula del título.

Asimismo, dos de los siete condados que cuentan con la 'Grandeza de España' que ostentaba a su muerte Cayetana de Alba, el de Miranda del Castañar (Salamanca) y el de Osorno (Palencia) están vinculados con los municipios castellanoleoneses del mismo nombre.

Entre títulos de menor entidad --sin Grandeza de España-- figuran los de La Mota (por la localidad vallisoletana de Mota del Marqués), Valdunquillo, en Valladolid; Fuentes de Valdepero, en Palencia; Fuentidueña, en Segovia; y San Esteban de Gormaz, en Soria.

De igual modo, el título del marquesado de San Vicente del Barco, que Cayetana Fitz-James Stuart cedió a su hijo Fernando Martínez de Irujo en 1994 recibe su nombre de una localidad zamorana que fue anegada para la construcción de la presa de Ricobayo.

Dentro del patrimonio de estos blasones se incluyen numerosas propiedades inmobiliarias, algunas de ellas con cierta singularidad, como el salmantino Palacio de Monterrey, perteneciente al Condado del mismo nombre. Este inmueble fue edificado por el duque Alonso de Zúñiga y Acebedo en 1539.

La Casa de Alba cuenta con otros inmuebles notables en Castilla y León, como el propio castillo de los Duques de Alba, en la localidad salmantina que da nombre al título; el Castillo de Coca (Segovia), el Castillo de Miranda del Castañar, el Castillo de Valdecorneja, en Barco de Ávila; y la finca Gallegos de Crespes, en Larrodrigo (Salamanca).