La DOP Sierra de Salamanca cierra con éxito la vendimia y con 210.000 kilos de uva

Esta cifra supone un aumento del 5% respecto la campaña 2014 y se debe al incremento de producción de las bodegas que esperan colocar más vino en el mercado a lo largo del próximo año.

La Denominación de Origen Protegida (DOP) Sierra de Salamanca ha dado por finalizada la vendimia correspondiente al año 2015. Ésta se inició en Garcibuey el 26 de Agosto, 2 días antes que en el 2014 y diez días antes que la media de los últimos 5 años.

 

La uva recolectada ha ascendido a 209.426 kilogramos, finalizando la cosecha el 28 de Septiembre en San Esteban de la Sierra. Esta cifra supone un aumento del 5% respecto la campaña 2014. Esta subida se debe al incremento de producción de las bodegas que esperan colocar más vino en el mercado a lo largo del próximo año.

 

La vendimia se ha desarrollado sin problemas a lo largo de un mes, durante el cual se ha ido recolectando la uva a medida que alcanzaba el punto óptimo de maduración. La Rufete, variedad autóctona de la Sierra, ha sido la primera variedad en vendimiarse, seguida de la Garnacha y el Tempranillo.

 

La añada 2015 se ha caracterizado por las escasas precipitaciones durante todo el año, particularmente durante el verano. Otra característica del año climático han sido las altas temperaturas medias desde finales de primavera hasta agosto. Esto provocó un adelanto del ciclo, con un inicio de envero muy temprano.

 

 

En los tres meses anteriores a la vendimia ha habido menos de 20 mm de lluvia. Esto ha permitido cosechar la uva en un estado sanitario inmejorable ya que no ha habido presencia de enfermedades criptogámicas (Oidio, Mildiu, Botrytis…) en ningún momento. Esta escasez de precipitaciones no ha afectado demasiado a las cepas, que en pocos casos han sufrido por la sequía.

 

Esto se explica por la edad avanzada del viñedo en la Sierra de Salamanca y por los suelos de alta calidad para la elaboración de vino. Las cepas viejas tienen un sistema radicular que penetra profundamente a través de las rocas de pizarra y granito en busca de agua.

 

Cualitativamente, la uva recogida en 2015 es de muy buena calidad, se espera obtener vinos con mayor concentración, un grado alcohólico medio-alto y menor acidez que añadas anteriores. Las bodegas han mostrado mucha satisfacción con la añada, destacando la alta calidad de la uva vendimiada, según ha informado la propia DOP.