La dirección de Campofrío espera reabrir en noviembre de 2016

Recreación de la nueva fábrica de Campofrío

Tras un primer semestre complicado, la empresa ha recuperado la práctica totalidad de las ventas.

Con la construcción de la nueva planta cárnica de Burgos en la misma ubicación que la anterior, Campofrío quiere internalizar la producción, ya que el 95% de lo que se fabricaba en la ciudad se ha mantenido en distintas plantas nacionales e internacionales del grupo.

 

Con la previsible apertura de la fábrica en noviembre de 2016, dos años después del incendio, la empresa cárnica pretende devolver toda esa producción a Burgos. Con una inversión de más de 200 millones de euros y unas instalaciones de 97.000 metros cuadrados, será la fábrica de productos cárnicos más grande y moderna de Europa.

 

Pero para que la nueva fábrica de la Bureba esté en funcionamiento en noviembre del próximo año, se tendrán que cumplir estrictamente los plazos de construcción y para ello trabajarán en ella más de 800 personas directamente y 1.000 indirectamente.

 

Además, esperan para septiembre del próximo año poder realizar las pruebas industriales pertinentes para su posterior apertura, tan sólo 14 meses después de su comienzo en el día de hoy.

 

Para Ignacio González, director general de Campofrío para el sur de Europa, hoy ha sido uno de los días más importantes en la historia de la empresa, tras el incendio que asoló la planta más grande del grupo. “Hoy la marca está más en el corazón de los consumidores, que saben por lo que han pasado los trabajadores de Burgos y el sacrificio que hemos hecho”, ha aseverado González.

 

“Uno de los días más felices de nuestra vida”

 

Para el Comité de empresa de Campofrío ha sido uno de los días más felices de sus respectivas vidas, ya que aseguran que el primer impacto fue duro, pero gracias al compromiso de la empresa y de las instituciones, junto con el empeño de los trabajadores se ha conseguido que la fábrica se volviera a construir en Burgos y se mantuviera la totalidad de los empleos.

 

Actualmente, 550 trabajadores siguen en ERTE y 185 han sido recolocados en otras plantas del grupo.