La Diputación de Salamanca se salta de nuevo las reglas en la Lonja Provincial e incumple los Estatutos

La mesa de vacuno de vida centró de nuevo la polémica en una tranquila mañana en la Lonja Provincial (Foto: Alba Villar)

El presidente de la mesa, Eloy García, fijó de nuevo el precio de machos y hembras sin tener en cuenta lo que ocurre en el campo en la mesa de vacuno de vida. "Lo que pasa en el campo lo ignoro, no sé", dijo a la hora de indicar una repetición de precios, obviando la opinión de los ganaderos.

 

(Foto: Alba Villar)

 

MERCADO DE RÉCORD

 

Por su parte, el Mercado de Ganado contó con un récord de asistencia de animales con 2.298 cabezas de gran calidad y con unas buenas ventas siempre condicionadas por la cantidad de reses en el recinto.

 

De hecho, y según los tratantes, el Mercado comenzó muy bien, se paró y luego volvió a activarse, mientras que según los ganaderos, mantuvo regularidad y con precios muy por encima de la Lonja.

La Lonja Provincial de Salamanca ha vivido una jornada con pocos movimientos y sin más alteraciones que las que provoca la mesa de vacuno de vida, que se ha vuelto a saltar las reglas del juego. Y es que, una vez más, la Diputación ha cometido el error de dejar de lado a una parte del sector (el ganadero) a la hora de fijar los precios de machos y hembras (y no es la primera vez).

 

Así las cosas, el presidente de la mesa, Eloy García, cometió de nuevo el error de semanas pasadas al ignorar a las operaciones que se realizan en el campo, en origen a los ganaderos, teniendo solo en cuenta los tratos que se realizan en el Mercado de Ganado cada lunes, con la opacidad que ello conlleva. Y es que nadie reconoce abiertamente el precio de las operaciones que se ejecutan cada lunes en el recinto.

 

Ante esta situación, la Diputación de Salamabca ha vuelto a obviar las reglas del juego recogidas en los estatutos, que señalan que a la hora de fijar el precio de los diferentes cuktivos se debe tener en cuenta la opinión de ambos sectores, del mercado de ganado y del resto de los mercados (que incluyen el campo), que es donde se realizan la mayoría de los tratos. Y así lo recoge en el Artículo 7 (punto 5º) dentro del apartado 'Normas singulares de disciplina y funcionamiento de las mesas de precios de la Lonja Agropecuaria de Salamanca'.

 

"Si una vez realizado el proceso anterior (no haya acuerdo entre las partes) no fuera posible llegar a un acuerdo, antes de dar por concluida la sesión, la Presidencia tendrá potestad para determinar la cotización media de los productos correspondientes a la Mesa, según su leal saber y entender, tomando en consideración la información disponible en la mesa y en el mercado". Cuando se refiere a mercado se habla a las operaciones del día a día en todos los sectores, no solo en el vacuno de vida.

 

No en vano, a la hora de decidir un precio, el presidente de la mesa, que ya contaba con una opinión de antemano, optó por una repetición de la mesa, opinión de los tratantes, mientras que obvió la de los ganaderos que demandaban entre 0,03 y 0,06 euros de subida para machos y hembras.

 

"El sector más bien indica bajada; hoy el Mercado no está para subir, no", dijo, a lo que el ganadero Ricardo Escribano le contestó que si no se iban a tener en cuenta las operaciones que se hacen en el campo. Eloy García fue rotundo: "Lo que pasa en el campo lo ignoro, no lo sé...", reconoció.

 

Esto quiere decir que, además de incumplir los Estatutos de la Lonja, el presidente de la mesa de vacuno de vida obvia las operaciones que ocurren en el campo, cuando son la parte fundamental del sector y la referencia que marca cotizaciones alcistas.

 

La excusa de que el Mercado manda no vale porque en los sectores de cereales, vacuno de carne, ovino y porcino no se celebra ningún mercado cada lunes y los precios se fijan por las operaciones de la semana. Entonces, ¿por qué en el vacuno de vida no? Se trata del único sector en el que la Diputación no tiene en cuenta las operaciones del día a día, impidiendo el correcto desarrollo de la mesa y, por tanto, de adecuarse a la realidad.

 

No en vano, algunos ganaderos comentaban en los habituales corrillo de la Lonja que el hecho de tener intereses "personales en la mesa hace que la fijación del precio cambie dependiendo si hay que vender o comprar animales esa semana".