La Diputación de Ávila rechaza el informe de ordenación del territorio de la Junta

La institución considera que el Gobierno Regional ha mostrado escasa sensibilidad y respeto hacia los municipios, al no contar con su opinión, y considera innecesaria la zonificación que plantea.

La Diputación de Ávila ha aprobado, en el Pleno Extraordinario celebrado este lunes, una propuesta consensuada por PP, PSOE, IU y UPyD que rechaza al informe de ordenación del territorio planteado por la Junta de Castilla y León y antepone la defensa de los municipios, al considerar que este informe demuestra un “muy escaso respeto y sensibilidad con los municipios de la provincia”.

 

El texto, al que solo han votado en contra Ciudadanos y Trato Ciudadano, señala que debería haberse contado con los municipios antes de su elaboración y no con posterioridad a ella” y valora la zonificación como innecesaria.

 

"Esta Diputación no considera que el periodo de participación pública que se articuló a través de la web de la Junta durante el último trimestre de 2015 pueda considerarse un medio adecuado para canalizar ese papel institucional”, continúa la propuesta aprobada en el pleno de la institución provincial, que también afirma que el mapa propuesto “no recoge las particularidades ni la voluntariedad de los municipios a la hora de asociarse”, lo que “ha producido un rechazo frontal por parte de los representantes municipales a esta ordenación”.

 

Así, el texto aprobado indica que “cualquier propuesta de ordenación territorial deberá tener en cuenta la voluntariedad previa de los ayuntamientos implicados, así como la realidad comarcal, histórica o geográfica del territorio”. En este sentido, la Diputación Provincial subraya su defensa de la autonomía municipal como “concepto vinculado a la calidad de vida en el mundo rural”.

 

Con relación al mapa de unidades básicas de ordenación y servicios del territorio (UBOST) de la provincia, la Diputación de Ávila pide que, como requisito previo “indispensable”, antes de cualquier aprobación de ningún mapa definitivo por las Cortes de Castilla y León, se redacte, apruebe y acompañe una memoria con los criterios para determinar los servicios que va a recibir y el estándar mínimo de cobertura de cada servicio, que “deberá ser común y homogénea a todas las UBOST”.

 

Y ello se realizará teniendo en cuenta dos principios básicos, como son la exigencia a la Junta de Castilla y León de que se garanticen todos los servicios públicos actualmente existentes y se busque su mejora en el mundo rural, y que se articule un procedimiento para tener en cuenta las posibles observaciones y sugerencias de los municipios y de la Diputación Provincial.

 

En este punto, la Diputación de Ávila llama la atención sobre que el Estudio de Zonificación presentado por la Junta coincide, salvo contadas excepciones, con el actual Mapa de Zonificación Sanitaria a efectos de Zonas Básicas de Salud, algo que “puede ser útil para la ordenación de los servicios que presta la Junta, pero dista mucho de ser un criterio adecuado para las necesidades y expectativas de asociación voluntaria o no que tienen los municipios para una prestación eficiente de sus servicios”.

 

Es más, la propuesta aprobada rechaza que sea necesaria una zonificación y defiende las mancomunidades existentes en la actualidad y también las que decidan seguir existiendo y prestando servicios y que todas gocen del mismo régimen de ayudas y estímulos del que puedan beneficiarse las Mancomunidades de Interés General que puedan constituirse en el futuro.

 

La Diputación abulense entiende, por otra parte, que, a efectos de eficiencia y estabilidad presupuestaria, la propuesta de la Junta no va a llevar aparejada la reducción del gasto público y considera un elemento irrenunciable que se hagan llegar los mismos recursos e instrumentos financieros a las entidades locales actualmente existentes -ayuntamientos y mancomunidades- que para los de nueva creación.