La Diócesis de Ávila organiza una jornada de oración y sensibilización sobre el drama de los cristianos perseguidos

El convento de La Magdalena (de Madres Concepcionistas Franciscanas) será el lugar donde se desarrollen los actos litúrgicos el próximo 13 de mayo: a las 17:30 horas, rezo del Santo Rosario; y a las 18 horas, Eucaristía.

Siguiendo las recomendaciones de la Conferencia Episcopal en su última Asamblea Plenaria, la Diócesis de Ávila (especialmente, la Delegación de Misiones y la ONG “Misión Perú”) ha organizado para el próximo miércoles 13 de mayo una jornada de oración y sensibilización por la dramática persecución que están viviendo miles de cristianos en todo el mundo debido a su fe. El convento de La Magdalena (de Madres Concepcionistas Franciscanas) será el lugar donde se desarrollen los actos litúrgicos: a las 17:30 horas, rezo del Santo Rosario; y a las 18 horas, Eucaristía.


La toma de conciencia sobre la situación de los cristianos perseguidos en numerosas partes del mundo nos la brindará "Ayuda a la Iglesia Necesitada", una fundación de la Santa Sede que promueve la ayuda pastoral a la Iglesia que sufre persecución en cualquier parte del mundo. Esta charla, que comenzará a las 20 horas, tendrá lugar en el Obispado de Ávila, y la entrada es libre hasta completar el aforo.


Se trata de una gran oportunidad para conocer a fondo este drama, muchas veces silenciado. Como señalaba el Obispo de Ávila en una de sus últimas cartas, "Mientras, en Occidente, salimos masivamente a la calle, con razón, tras el atentado a la revista “Charlie Hebdo” en Francia, pero apenas comentamos estas atrocidades. Es un silencio injusto que rompe en ocasiones el Papa Francisco (...) Ojalá la comunidad internacional deje de mirar para otro lado y tome las medidas necesarias para detener el martirio que tantos hombres y mujeres sufren por el hecho de confesar su fe cristiana". En este mismo sentido, Mons. García Burillo pide a todos los diocesanos que "aportemos nuestro granito de arena y, como pide el Papa, trabajemos para aliviar los sufrimientos de cuantos padecen esta situación", porque, advierte, "el cristianismo se enfrenta a la extinción en estas zonas si no abogamos por ellos".