La desolación de los costaleros se vio recompensada por los aplausos de la gente

Cuando llevas un año trabajando porque todo salga bien, las previsiones meteorológicas nublan tú esperanza. La lluvia de ayer no dejo que los costaleros del Cristo Redentor y la virgen de la Estrella recorrieran, durante cuatro horas las calles de la ciudad. Pero la devoción y el sentimiento hicieron que sacarán las imágenes a la puerta para que los fieles congregados en la misma disfrutaran de su pasión

Apenas unos pasos, los más bonitos y al mismo tiempo los más complicados, son los que dieron los costaleros de las dos imágenes que forman parte de la cofradía de la Estrella.

 

La lluvia no les permitió recorrer el centro de la ciudad, pero hicieron sus “levantas” por dos personas que han dado mucho a la cofradía, Jesús el párroco que confió en ellos y unos de los costaleros, fallecido el año pasado.

 

Los periodistas extranjeros que visitan estos días Ávila disfrutaron de una tradición no muy arraigada en nuestras tierras, los costaleros, pero al mismo tiempo impregnada de algo que es propio de Ávila la mística y la devoción religiosa.

 

Supo a poco, pero ya se están preparando para disfrutar al año que viene.