La decisión del Supremo conlleva la suspensión cautelar de Garzón

Legislación actual. Así lo estipula la Ley Orgánica del Poder Judicial en su artículo 384. Nuevo escrito. El auto del magistrado del Tribunal Supremo es recurrible ante la Sala de lo Penal del alto tribunal
efe / MADRID

Baltasar Garzón está muy cerca de ser suspendido después de que el magistrado del Tribunal Supremo Luciano Varela anticipara ayer que le abrirá juicio oral en un auto en el que le recuerda que un juez depende “sólo, pero siempre, de la ley” y que él ignoró la de Amnistía al investigar el franquismo.
“Ha lugar a proceder contra don Baltasar Garzón”, señala Varela en su escrito, que tendrá como consecuencia la suspensión cautelar del juez, ya que el artículo 383.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial prevé apartar de sus funciones a los magistrados “cuando se hubiere declarado haber lugar a proceder contra ellos por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones”, como la prevaricación. La suspensión debe ser acordada por el Consejo General del Poder Judicial, que examinará el asunto en el pleno que se celebrará el próximo día 22, informaron fuentes del órgano de gobierno de los jueces.

Lo que Varela notificó ayer es una resolución en la que transforma en procedimiento abreviado las diligencias abiertas a Garzón por declararse competente para investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo y da diez días a las partes para que soliciten la apertura de juicio oral o pidan el sobreseimiento de la causa.

Aunque sólo después de recibir esos escritos llegará el momento de sentar a Garzón en el banquillo o archivar el caso, Varela ya rechazó el pasado 4 de febrero sobreseer la causa al entender que en la actuación del juez concurren todos los elementos del delito de prevaricación, opinión que reitera en el auto notificado ayer.

De hecho, Varela dice que la actuación del juez puede ser constitutiva del delito de prevaricación del artículo 446.3 del Código Penal, castigado “con la pena de multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de diez a veinte años”.

Suspensión cautelar
Además, la probable suspensión cautelar en sus funciones del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en virtud del procedimiento penal dirigido contra él en el Tribunal Supremo, por prevaricar en su investigación al franquismo, podría afectar al desarrollo de las numerosas causas que el juez tramita en el Juzgado Central de Instrucción número 5, entre las que se encuentran las abiertas al entorno de ETA como los casos Bateragune, la investigación penal al PCTV y ANV, o el entramado de extorsión de la banda.

Además, el juez investiga el denominado caso Faisán o del chivatazo a los responsables de la citada extorsión, la financiación de ETA a través de las herrikos, a la mafia rusa radicada en España, una red de corrupción en Cataluña –caso Pretoria– y otros asuntos como el genocidio en el Sahara y las torturas en Guantánamo.

Por otro lado, el coordinador de la Plataforma ciudadana de apoyo al juez Baltasar Garzón, Marcos Gutiérrez, afirmó ayer que el hecho de que este magistrado de la Audiencia Nacional vaya a ser juzgado en el Tribunal Supremo (TS) por su investigación de las desapariciones del franquismo “es un paso más en el acoso al que le está sometiendo la ultraderecha”.