La decisión de retirar la imputación de la Infanta divide a los partidos catalanes

Jordi Turull (portavoz de CiU)
CiU, PSC, PP y C's expresan su respeto por la justicia y ERC, ICV-EUiA y la CUP la critican


BARCELONA, 7 (EUROPA PRESS)

La decisión de la Audiencia Provincial de Palma de retirar provisionalmente la imputación de la Infanta Cristina ha dividido este martes a los partidos catalanes, y mientras CiU, PSC, PP y C's han expresado su respeto por la decisión judicial, ERC, ICV-EUiA y la CUP la han criticado.

En rueda de prensa desde la Cámara catalana, la diputada Dolors Camats (ICV-EUiA) ha considerado que se trata de una mala noticia porque alimenta la sensación de que la justicia no es igual para todo el mundo, y ha censurado que el Gobierno central "no ha sido neutral" en el proceso.

Para el diputado de ERC Oriol Amorós es "vergonzoso" que el Ejecutivo español haya manifestado su alegría por la decisión de la justicia, y ha lamentado que la imagen que se ha dado este martes es que la Familia Real puede esquivar las leyes.

También la CUP se ha mostrado muy crítica con la decisión judicial, y Quim Arrufat lo ha atribuido a "la impunidad tradicional con la que la Monarquía ha hecho negocios en este país", a la vez que ha pedido la disolución de la Corona.

"RESPETO Y CELERIDAD"

El portavoz Jordi Turull (CiU) ha explicado que en "todos los casos" su partido pide a la justicia respeto y celeridad, por lo que no hacen distinción con la Infanta y piden exactamente los mismo.

Para el portavoz del PSC en el Parlament, Maurici Lucena (PSC), se trata de una etapa más del proceso judicial que hay que respetar, y ha insistido en pedir que la justicia actúa de forma "rápida y acertada".

El portavoz del PP en la Cámara, Enric Millo, ha considerado que la desimputación de la Infanta es una "buena noticia para la Corona", y ha manifestado su alegría personal por la decisión tomada por la justicia.

El portavoz de C's en el Parlament, Jordi Cañas, ha destacado el respeto absoluto de su formación por la resoluciones judiciales, aunque ha pedido a la justicia que trate a la infanta como si de "cualquier otro ciudadano español" se tratara.