La cultura egipcia en peligro por “el pillaje” y la situación sociopolítica

La situación que vive Egipto en la actualidad puede retrasar o llegar a anular las campañas de excavación que se desarrollan en este país, tal como han advertido hoy los egiptólogos que participan en un curso de verano de la UNED en Ávila

Las revueltas y los cambios sociopolíticos que se están produciendo paralizan la actividad arqueológica y la obtención de permisos, a la vez que, en algunos casos, también están poniendo en peligro piezas y se han llegado a producir “pillajes”.

 

No obstante, la situación está “normalizada”, según Inmaculada Vivas, profesora ayudante de Historia del Arte de la UNED y directora del curso ‘Una nueva mirada al arte del Antiguo Egipto: iconografía, tradición, innovación’, aunque “hasta que todo no esté más tranquilo”, las cosas irán más despacio.

 

En este sentido, la profesora de la Universidad Autónoma de Madrid, María José López, ha indicado que, por ejemplo, la campaña realizada durante seis semanas, a principios de año, del Proyecto Djehuty, de la que ella forma parte, se ha desarrollado “con normalidad”, algo diferente a lo ocurrido hace dos años, cuando “a las pocas semanas” tuvieron que regresar.

 

En ese momento, “algunos” yacimientos sufrieron y hubo pillajes, sobre todo en las zonas más despobladas, mientras que ahora la situación es de “indecisión” entre quienes deben otorgar permisos y la actividad de investigación “se complica”.

 

Así, en la zona de Luxor, donde esta excavación se realiza, el año pasado y este 2013 las campañas se han desarrollado “sin incidentes” y han permitido recuperar piezas importantes que han llegado al Museo de Luxor, por lo que “cierta” actividad hay.

 

El objetivo que se persigue con las exposiciones de nuevas piezas, según María José López, es seguir llamando la atención del turismo.

 

“Los egipcios lo único que quieren es que las cosas se normalicen y regresen los turistas”, ha añadido.

 

Es entre la población egipcia, sobre todo de las zonas rurales menos conocidas por los visitantes, donde perviven algunas tradiciones del pasado, como la creencia de la buena suerte de los amuletos con forma de escarabajo, por ejemplo, aunque, en general, la sociedad actual egipcia es mayoritariamente islámica, “muy alejada” de la cultura faraónica, ha indicado María José López.

 

La cultura “exótica” que Occidente vio en Egipto y que también atrajo a griegos y romanos permanece, sin embargo, por la “fascinación” que el mundo entero ha sentido siempre por su historia, sus monumentos, su cultura y sus dioses, como Isis u Osiris, por ejemplo, cuya iconografía transformaron los romanos, tal como ha explicado el catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid, Miguel Ángel Elvira.