La crisis griega se agrava con 3 muertos durante las protestas

En huelga. Dos mujeres y un hombre perdieron ayer la vida al tratar de escapar del fuego en una sucursal del banco Marfin Eganatia Bank y una cuarta resultó gravemente herida al caer desde un balcón
EFE / ATENAS

La crisis griega se agravó ayer con la muerte de tres personas durante las masivas manifestaciones celebradas en Atenas durante la huelga general convocada en el país contra las duras medidas de austeridad aprobadas por el Gobierno.

Las tres muertes se produjeron a raíz del incendio de una sucursal bancaria de la capital ateniense, posiblemente causado por un cóctel molotov, que también fue el origen de las lesiones de extrema gravedad que sufrió una cuarta persona, que se arrojó desde un balcón para huir de las llamas, según el portavoz policial Vangelis Falarás.

Los fallecidos son dos mujeres y un hombre, empleados de la filial bancaria Marfin Eganatia Bank de una céntrica calle adyacente a la plaza de Sintagma, que trataban de escapar del fuego y que se asfixiaron al refugiarse en una planta superior del edificio.

La noticia corrió entre los participantes en las protestas, lo que exacerbó aún más los ánimos en los alrededores de la plaza de Sintagma, donde comenzaron a media mañana los choques entre los manifestantes y fuerzas de la Policía que vigilaban el edificio del Parlamento.

Las calles y avenidas del centro de la capital griega fueron escenario de altercados protagonizados por una población iracunda por el draconiano plan de recortes anunciado por el Gobierno del primer ministro heleno, Yorgos Papandréu.

El líder socialista, desde el Parlamento, condenó los violentos sucesos y las muerte de los tres trabajadores: “La violencia lleva a la violencia”, declaró consternado por lo que calificó de “tragedia” y “asesinato”.
“Es necesario que todas las fuerzas políticas envíen un mensaje de responsabilidad política. Nadie tiene el derecho de jugar con la suerte de la patria y con las vidas de los ciudadanos. Nadie está libre de las responsabilidades”, dijo Papandréu.

El presidente de la Cámara, Fílipos Pechálnikos, en declaraciones durante una sesión paralela a las protestas, pidió un minuto de silencio para honrar a los fallecidos.

En otras ciudades griegas, como Salónica, Patras e Ioanina, también se produjeron actos violentos y daños materiales, aunque no se informó de víctimas.

La huelga general convocada en Grecia para el día de ayer por los principales sindicatos, que también afectó a la prensa, es la cuarta en lo que va de año, pero fue rota por diversos medios de comunicación nacionales, que se hicieron eco inmediato de los violentos incidentes.

Las manifestaciones fueron seguidas por entre 25.000 y 100.000 personas, según fuentes policiales y sindicales, respectivamente.

El Gobierno declaró el estado de alerta para Atenas y ordenó a las fuerzas policiales a personarse en sus dependencias para estar a disposición.

La jornada de huelga general en Grecia se saldó con una nueva caída de la Bolsa de Atenas, que cerró con un desplome del 3,91 por ciento.