La crisis deja la destrucción de casi un millón de empleos femeninos

El perfil de la mujer trabajadora en España es el de una profesional de entre 35 y 44 años, con estudios superioresy que trabaja en el sector servicios. La mayor destrucción de empleo, en el sector público. 

Los años centrales de la crisis económica se han saldado con la destrucción de 902.800 puestos de trabajo ocupados por mujeres, cuya participación en el mercado laboral se redujo un 10,6 por ciento entre 2008 y 2013, según un estudio difundido por Adecco con motivo de la conmemoración, el 8 de marzo, del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

 

El estudio detalla que al cierre de 2013, 7,63 millones de mujeres estaban ocupadas en España, un 2,7 por ciento menos que el año anterior, cuando se contaban 215.500 empleos femeninos más. De las ocupadas, una de cada ocho eran emprendedoras (948.500 mujeres), aunque sólo la cuarta parte tenía empleados a su cargo (262.575 mujeres). Con todo, el autoempleo femenino aumentó el año pasado un 1,2%.

 

En cuanto a las asalariadas, 6,6 millones de mujeres, la cifra se redujo de nuevo un 3,2 por ciento durante 2013, con 218.300 trabajadoras menos. Tres de cada cuatro trabajan en el sector privado, donde la reducción fue del 1,7%, y el resto, en el público, que protagonizó la mayor destrucción de empleo femenino el año pasado, con una caída del 7,8%.

 

En cuanto al perfil de las trabajadoras, el informe destaca que las mujeres jóvenes fueron las más afectadas por la destrucción de empleo. Entre 2008 y 2013, el número de ocupadas con entre 25 y 34 años de edad se redujo un 28,5 por ciento, con una destrucción de 748.600 empleos. El grupo más afectado en términos porcentuales fue el de mujeres entre 16 y 19 años, con una contracción del 77% (96.500 puestos).

 

En la actualidad, siete de cada diez ocupadas tiene más de 35 años y el grupo más numeroso es el de las que están entre 35 y 44 (2,8 millones). Así, sólo una de cada cuatro ocupadas está en la franja de 25 a 34, las de edades entre 20 y 24 son el 4,2% y las de 16 a 19 sólo el 0,38% del total.

 

SECTORES FEMINIZADOS

 

Durante el año pasado, se registraron mejores resultados de empleo en los grupos de mayor edad: frente a una caída total del empleo femenino del 2,7%, las mujeres de entre 16 y 19 años tuvieron un recorte en la ocupación del 19,2%, mientras las mayores de 55 aumentaron la proporción de ocupadas en un 1,4% (14.400 empleos más), según los datos recopilados por Adecco.

 

El número de mujeres ocupadas se redujo el año pasado en nueve de los diez grandes grupos ocupacionales definidos por la Organización Internacional del Trabajo: el único grupo en que se ha producido una expansión fue el de Técnicos y profesionales de apoyo, con un 0,5% más (8.200 trabajadoras, 229.000 desde 2008). La mayor destrucción se dio en los empleos 'de oficina', con 74.700 menos, aunque en términos relativos el sector más afectado fue el agrícola, con un 16,1% menos.

 

La mayor parte de las mujeres se dedican a Servicios y Ventas, donde se concentra un tercio de las ocupadas. La segunda rama más feminizada es la de Técnicos y profesionales científicos e intelectuales, con el 21% de las trabajadoras. Le siguen las Ocupaciones Elementales (limpieza, conserjes etc.), que aglutina al 18%.

 

Frente a estos ámbitos, los que reúnen una menor presencia femenina son las ocupaciones militares, con apenas el 0,1% de trabajadoras; las tareas cualificadas agrícola-ganaderas (1,2%), las cualifidadas en manufacturas y construcción (1,8%) y las de operadores de maquinaria (2,1%).

 

MAYOR FORMACIÓN, MÁS EMPLEO 

 

Atendiendo a los sectores, nueve de cada diez mujeres trabajan en el de Servicios y, el resto, se emplea en Industria (7,3% del total), Agricultura (2,3%) y Construcción (1,1%). En los cuatro se redujo la presencia de mujeres el año pasado, especialmente en el primero, donde se perdieron 135.700 puestos de trabajo.

 

Atendiendo al nivel formativo, el grupo más numeroso, con 3,4 millones de mujeres, es el de aquellas que han alcanzado educación superior. Las mismas dieron cuenta en 2013 del 44,8% de mujeres ocupadas. El 24,1 por ciento tienen estudios más allá de Secundaria o Formación Profesional.

 

"Las mujeres con formación superior muestran una evolución en el empleo mejor que la de los restantes grupos formativos", explica el informe, para incidir en que el número de ocupadas con alta formación creció en 4.500 personas (0,1% más), mientras se reducía un 11,2% (81.000) entre quienes tenían educación Primaria.