La crisis de Abengoa condiciona la mesa de cereales de Salamanca

(Foto: Cynthia Duarte)

Los compradores argumentan que la crisis de Abengoa supone un descalabro para el precio del maíz en la actualidad mientras que los agricultores apelan a la prudencia para ver cómo reacciona el mercado.

La crisis de la empresa Abengoa influye directamente en la economía de Salamanca con la presencia de la planta de bioetanol de Babilafuente, pero la Lonja no es ajena a este hecho, ni mucho menos. Tal es así que tanto compradores como agricultores han hecho referencia a este acontecimiento en la celebración de la mesa de cereales.

 

En primer lugar, los compradores han avanzado que este hecho ya se deja ver en los precios, con una caída importante de los mismos en el maíz y que, poco a poco, arrastra también al resto de cereales.

 

Alumnos del Amor de Dios, en la Lonja (Foto: Cynthia Duarte)

 

Los agricultores, por su parte, han apelado a la prudencia y a la espera para conocer cuáles son las consecuencias de la situación de Abengoa y su incidencia en el maíz.

 

Así las cosas, los compradores demandaron bajadas de entre 3 y 4 euros por la petición de repetición de los agricultores con la excepción de un vocal, José Roque, que se puso del lado comprador y pidió una bajada de un euro. Finalmente, la decisión salomónica terminó con una bajada de 2 euros.

 

Trigo, cebada y avena repitieron precio mientras que el centeno bajó un euro su cotización.

 

EL OVINO, ESTABLE

 

Por último, la mesa de ovino contó con una repeición de los precios pese a la intención desmesurada por parte del sector comprador de realizar una bajada de 0,30 euros para los lechazos, sin importale el próximo inicio de fechas festivas y el aumento del consumo.

 

Los ganaderos apelaron a la prudencia y demandaron una repetición de los precios, decisión final del presidente, igual que con los corderos.