La cosecha de cereal se reduce un 30% por la sequía y las altas temperaturas

Cereal, Cultivo

Las organizaciones agrarias calculan que la cosecha de trigo, cebada, centeno y avena se reducirá en 600.000 toneladas por la sequía. Las provincias más afectadas son Ávila, Salamanca, Valladolid y Zamora.

Los responsables de la Alianza por la Unidad del Campo, formada por UPA y COAG en Castilla y León, ha cifrado en un 30 por ciento la posible caída de la cosecha de cereal en la Comunidad Autónoma respecto a la campaña anterior. En concreto y según han estimado las OPA, si se cumplen sus previsiones a día de hoy la cosecha de trigo, cebada, centeno y avena de Castilla y León registraría una reducción de aproximadamente 600.000 toneladas respecto a la campaña de 2013, al pasar de 1,9 millones de toneladas a 1,3 millones.

 

UPA y COAG han advertido de que estas estimaciones incluso podrían ir a peor si la Comunidad Autónoma sigue sufriendo la falta de lluvias y las altas temperaturas de las últimas semanas. Según sus cálculos, las provincias más afectadas en estos momentos son Ávila, Salamanca, Valladolid y Zamora, y en menor medida Segovia y Palencia, mientras que Burgos, León y Soria son las provincias que tienen los ciclos más tardíos, "por lo que en ellas aún es difícil calcular el grado de afección que pueda tener el cereal".

 

En este sentido, los responsables de UPA y COAG han calificado de "sorprendentes" las declaraciones realizadas por la consejera de Agricultura, Silvia Clemente, en las últimas horas en las que reduce la cosecha en tan sólo un 10/20 por ciento en provincias especialmente afectadas por la sequía como Ávila, "cuando los informes técnicos a 30 de mayo apuntaban ya a un 50 por ciento de descenso en la producción respecto a 2013".

   UPA y COAG han insistido en que las intensas lluvias de invierno, la falta de precipitaciones en primavera, las altísimas temperaturas en fechas claves para el cultivo y la fuerte invasión de hongos han sido los motivos que han contribuido "a una merma muy considerable" en la cosecha de cereales en Castilla y León.

   "La situación es ciertamente delicada en amplias zonas de la Región, puesto que la campaña cerealista viene con unos sobrecostes considerables debido al tratamiento que se ha tenido que hacer contra los hongos", han añadido las OPA que han añadido a este inconveniente la baja cotización de los cereales, "lo que supondrá para muchos agricultores que no cubran ni siquiera los costes de producción".

   Finalmente, la Alianza han expresado su confianza de que en aquellos casos donde los cultivos estén asegurados se haga un "trabajo profesional y ágil" por parte de Agroseguro, a fin de que los agricultores puedan acceder a las indemnizaciones que les correspondan.

   Según sus datos, sólo el 48 por ciento de la superficie sembrada de Castilla y León está asegurada contra la sequía y con coberturas de rendimientos muy bajos.