La construcción reduce seis puntos su peso en el PIB

España se sitúa como segundo país de Europa, sólo por detrás de Irlanda, en el que la actividad constructora más contrajo su peso en la economía
El sector de la construcción ha reducido en seis puntos porcentuales su aportación al PIB durante la actual crisis económica, desde la tasa cercana al 20% que registraba en 2005 hasta el 14% que supondrá este año.

España se sitúa así como segundo país de Europa, sólo por detrás de Irlanda, en el que la actividad constructora más contrajo su peso en el conjunto de la economía entre 2005 y 2011, según cálculos de la patronal Seopan realizados a partir de datos de la UE, que recoge Europa Press.

Pese a ello, en 2011 se mantiene como el país de la UE en el que el 'ladrillo' copa un mayor porcentaje del PIB. Además, España cerrará el año como cuarto país europeo que más invierte en el este ramo, con un 11,3% del total de la UE, por detrás de Alemania (19,1%), Francia (18,2%) e Italia (12%).

El porcentaje del 14% que la actividad constructora supondrá en la economía española este año es además cuatro puntos porcentuales superior la media del 10,4% de la UE.

Polonia, Finlandia, República Checa, Francia y Rumanía son los países en los que, después de España, la construcción tiene mayor relevancia en sus respectivas economías. El sector supone entre el 11,8% y el 13,2% del PIB de estos Estados.

En el lado opuesto, Irlanda, Reino Unido, Grecia, Dinamarca y Suecia son los países en los que la construcción tiene una menor representación en el PIB, de entre el 5% y el 8,8%.

En cuanto a España, por sectores, el de la construcción de grandes infraestructuras supondrá un 7,4% del PIB en 2011, pese al parón de la inversión pública en obras por las medidas antidéficit. De su lado, la promoción de viviendas y edificios copará otro 6,6% de la economía.

Desplome del 33% del sector en España
La reducción del peso de la construcción en el PIB, además de por la contracción económica global, es consecuencia del desplome que el sector ha registrado desde que en 2007 comenzó la crisis y concluyó el 'boom' inmobiliario. A ello se añadió posteriormente el recorte de la inversión en obra pública.

La actividad constructora en España se ha hundido un 33,1% en el trienio 2009-2011, según los cálculos de Seopan a partir de datos de la UE. No obstante, el descenso se ha ido atenuando desde del 15,4% de 2009 hasta el 7,6% que está previsto para el presente ejercicio.

Las previsiones de la UE contemplan que la actividad constructora repunte en España en 2013, para cuando estiman que este sector crezca por vez primera vez en cinco años, a una tasa del 1,2%.