La Consejería de Medio Ambiente acata la sentencia del Supremo sobre el lobo

UPA-COAG considera que el pago por daños producidos por los lobos a los ganaderos debe aplicarse desde el 2009, año en el que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León nos dio la razón a LA ALIANZA UPA-COAG en una sentencia sobre la responsabilidad del Gobierno regional

La ALIANZA UPA-COAG valora positivamente que la sentencia histórica del Tribunal Supremo conseguida por nuestra organización gracias a la cual el Gobierno regional deberá indemnizar los daños de los lobos al sur del Suero, haya sido acatada por la Consejería de Medio Ambiente tal y como su máximo responsable ha informado esta mañana en la reunión mantenida con todas las Opas.

 

En este sentido hemos puesto especial hincapié en exigir a la Consejería de Medio Ambiente la máxima agilidad utilizando un procedimiento abreviado para evitar trabas en forma de excesiva burocracia que lleva consigo el expediente de indemnización por vía patrimonial.

 

En los últimos cinco años los daños que han provocado los lobos a los ganaderos en nuestra comunidad autónoma ascienden a ocho millones de euros, lo que refleja el grave daño que estos animales salvajes han provocado a las ganaderías extensivas de Castilla y León. Solo en el 2012 los daños ascendieron a 1,8 millones de euros.

 

Por otro lado, LA ALIANZA UPA-COAG muestra sus dudas sobre la batería de medidas conocidas esta misma mañana por la Consejería de Medio Ambiente sobre el nuevo Plan de Gestión del Lobo que se aprobará próximamente, ya que consideramos que tan solo dos de las ocho propuestas pueden tener efectos positivos.

 

En este sentido tan sólo valoramos la flexibilización de precintos hasta cumplir los cupos de lobos y las autorizaciones excepcionales del control de la especie al sur del Duero.

 

En lo que sí han coincidido la Consejería de Medio Ambiente con la ALIANZA UPA-COAG es que el Plan de Biodiversidad aprobado recientemente por el Ministerio de Agricultura para destinar importante fondos públicos a la organización agraria Asaja-Ávila, que propone cerramientos con vallas electrificadas, está absolutamente descartado, puesto que la experiencia dice que esta medida nunca ha dado resultado alguno.  

 

Además la ALIANZA UPA-COAG ha propuesto la necesidad de que se celebre una reunión entre las consejerías de Medio Ambiente y de Agricultura, junto a las organizaciones agrarias, para abordar el funcionamiento de los muladares para que las explotaciones saneadas puedan dejar los animales muertos en el campo y sirvan de alimento para aves necrófagas y lobos.

 

Finalmente la ALIANZA UPA-COAG hace un llamamiento a todos los ganaderos para que denuncien ante la Administración regional los ataques de lobos que sufran en su explotación, puesto que es la manera de que se inicie el expediente oportuno y tengan derecho a la indemnización directa si dicho ataque se ha producido al sur del Duero.