“La Consejería de Agricultura y Ganadería es incapaz de cumplir los acuerdos que firma”

UCCL califica de lamentables las declaraciones de la máxima responsable de la Consejería de Agricultura y Ganadería asegurando que revocaba las ayudas a los regadíos por los buenos precios del maíz y que con ellas sólo demuestra su total desconocimiento del sector

Teniendo en cuenta sus últimas actuaciones y declaraciones, la Unión  de Campesinos – UCCL León considera que Silvia Clemente desde su llegada a la Consejería de Agricultura y Ganadería ha ido convirtiendo a una institución modélica como era esa “en una auténtica república bananera con la que no se puede llegar a ningún acuerdo pues siempre existe la posibilidad, ya hay varios ejemplos de ello, de que los incumpla”.

 

También denuncian el incumplimiento del compromiso adquirido con los regantes en el sentido de subvencionar los 2 puntos de interés de sus inversiones en este tipo de obras es una muestra más de lo poco que le importa el sector a la máxima responsable de la Agricultura y la Ganadería de esta región, como ya se puso en evidencia meses atrás al quitar la ayuda a la remolacha que era una de las medidas estrellas de su Consejería, que se había vendido a bombo y platillo y que de un solo plumazo se quitó para la raíz ya entregada en la campaña 11 – 12 y para la que ya estaba sembrada en la 12 – 13.

 

Si ya era gravísima en opinión de la Unión de Campesinos de León (UCCL) la retirada de estas ayudas todavía suenan peor las excusas que se ponen para ellas que, en el caso de la bonificación de los regantes, ha sido el precio actual del maíz. Demostrando, una vez más, que Silvia Clemente no conoce nada del campo, ni de sus mecanismos… es verdad que los cereales tienen ahora un precio interesante pero debería de saber que esto es una circunstancia que no depende de los profesionales que viven directamente de él, su trabajo no incide para nada en él.

 

Por último, desde UCCL no entienden como siempre se usa la coartada de la crisis y la falta de fondos para tratar de explicar estas medidas pero frente a  los recortes que en este caso soportan los regantes no deja de sorprender que no falte nunca dinero para determinadas campañas de promoción o que algunos proyectos cuenten con subvenciones públicas que alcanzan el 80% de la inversión.