La confección de un gran pacto para la lucha contra la violencia de género, otra propuesta de IU-Unidad Popular

Frente a la eliminación de las penas específicas de violencia de género que propone Ciudadanos, la formación de izquierdas aboga por políticas integrales “que aborden la lucha contra la violencia machista desde la prevención”.

 

Mónica Martínez, candidata de Izquierda Unida – Unidad Popular al Congreso por Ávila y responsable de la Secretaría de Mujer e Igualdad de Izquierda Unida de Ávila, tacha de “aberrante” la propuesta de Ciudadanos de eliminar las penas específicas de violencia de género. “En un momento en el que se necesita trabajar desde la concienciación de la sociedad en esta materia, así como actuar con total contundencia frente a los maltratadores, todo lo que sea rebajar el nivel de actuación ante esta lacra de la sociedad será dar un paso atrás en esta lucha”.


Precisamente Mónica Martínez está afrontando la campaña por Ávila “sobre algunos temas que nos preocupan, como son la igualdad de género, el feminismo o la lucha contra la violencia de género”, por lo que la propuesta lanzada por Ciudadanos “la recibimos con extrema preocupación”.


Desde 1995 1.378 mujeres han sido asesinadas “lo que evidencia el fracaso colectivo como sociedad, la vigencia del machismo y la desigualdad y subordinación de las mujeres en pleno siglo XXI”. Es por ello que lo que se hace preciso es trabajar en un “gran pacto contra la violencia machista”.


Izquierda Unida – Unidad Popular aboga por “caminar hacia una sociedad que parta de una educación en igualdad, para que el elemento de lucha contra el machismo esté inscrito en todas las dinámicas de la administración pública”, especialmente en la educación y desde la infancia; denunciar otras formas de violencia de género, como son la económica y la educativa, “dado que la política de recortes y austeridad ha recaído especialmente sobre las mujeres”; luchar por la igualdad en el trabajo, “porque es intolerable que por el mismo trabajo las mujeres cobren menos que los hombres”.
Debemos aspirar y convertir en un objetivo de todos los partidos políticos “el lograr un nuevo país en el que no haya que condenar las muertes y asesinatos de mujeres por parte de hombres por esa situación de machismo que genera más violencia”. A su juicio, se necesita “un nuevo país en el que la administración pública combata con radicalidad la violencia machista”.