La concejala Doval de IU no quiere que haya Cabalgata de Reyes este año en las Fiestas de Navidad .

Si a la concejala de IU en el Ayuntamiento de Ávila Sara Doval no le gusta la Navidad, a miles de abulenses sí que les gusta, por lo que el Gobierno Municipal va a seguir trabajando para que la Ciudad pueda disfrutar de las mejores fiestas navideñas posibles compaginándolas con la austeridad y la ayuda a los más necesitados que se llevan a cabo desde otras áreas municipales
No se entiende la actitud, ya repetida en múltiples ocasiones, de la portavoz de IU en la Comisión Informativa de Cultura, que se vale de la mentira para tapar su falta de trabajo y las nulas ganas que tiene de trabajar en el Ayuntamiento a favor de los abulenses. La Sra. Doval desconoce cualquier práctica democrática en la que la esencia es el respeto a todas las posiciones, y ella no respeta las opiniones ni del Gobierno Municipal ni del resto de los grupos de la Oposición. La radicalidad demostrada hace plantear que o se hace lo que ella quiere o se va. Es la forma de entender la Democracia por esta señora. El día 16 de octubre pasado se solicitó a los grupos políticos representados en el Ayuntamiento sus propuestas para el Programa de Fiestas de Navidad y Reyes, sin que hasta la fecha, casi un mes después, Sara Doval haya presentado aportación alguna, por lo que no puede quejarse de que no exista participación. Además, conoce con suficiente antelación las fechas en las que se llevan a cabo las fiestas, por lo que durante todo el año puede realizar aportaciones.

La Sra. Doval quiere suprimir la Cabalgata de Reyes, actividad principal de las Fiestas Navideñas, que es muy demandada por los niños abulenses que viven con especial ilusión estas jornadas. En el Ayuntamiento de Ávila nos hemos distinguido por crear espacios de encuentro y consenso con todos los Grupos de la Oposición, lo que ha producido un efecto muy positivo en la consecución de los diferentes proyectos. La radicalidad, la falta de respeto institucional, el desprecio a las demás posiciones, tan respetables como la suya, disponen a que esta señora se abstenga en el futuro de acudir a los foros convocados.