La Comunidad registra 408,2 casos de gripe por 100.000 habitantes, segunda más castigada por el virus

Gripe, resfriado

La gripe casi triplica su actividad en en una semana y causa un "exceso" de muertes.

La actividad gripal en España ha vuelto a triplicarse en apenas una semana y se sitúa ya en los 212,8 casos por cada 100.000 habitantes, según los últimos datos recabados por el Instituto de Salud Carlos III, que destaca también que los 20 fallecimientos que se han notificado hasta ahora representan un "exceso" de mortalidad "por encima del esperado".

 

En el caso de Castilla y León, el número de casos se eleva a 408,2 por cada 100.000 habitantes y se sitúa como la segunda más castigada por el virus, por detrás de Asturias (467).


El último informe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica de este organismo, relativo a la semana del 12 al 18 de enero, muestra el "ascenso" de la onda epidémica iniciado la semana pasada en España, cuando se registraron 88,9 casos por 100.000 habitantes, ya que todas las comunidades han superado el umbral basal fijado para esta temporada de gripe (58,52 casos por 100.000 habitantes).

Este incremento de la incidencia es "significativo" en todos los grupos de edad, con mayores tasas notificadas de gripe en los menores de 15 años, y en el mapa de difusión del virus muestra como las zonas con mayor actividad gripal están en el centro peninsular y algunas áreas de Asturias, Castilla y León, oeste de Castilla-La Mancha y norte de Andalucía.

En concreto, la comunidad asturiana es la más castigada por el virus, con 467 casos por 100.000 habitantes, seguida de Castilla y León (408,2), Castilla-La Mancha (352), Extremadura (267,6), Melilla (257,9), Andalucía (239,3), País Vasco (236,5), La Rioja (229,4) y Cantabria (218,2).

Ya por debajo de la media nacional se sitúan Canarias (186,9), Aragón (172,4), Madrid (170,8), Navarra (124,8), Cataluña (109,4), Ceuta (96,4), Comunidad Valenciana (86,9) y Baleares (66,3), mientras que de Galicia y Murcia no se especifican datos.

LAS HOSPITALIZACIONES GRAVES SE MULTIPLICAN POR CUATRO

Pese a estos datos, los autores del informe reconocen que desde el inicio de la temporada no se han notificado brotes por virus de la gripe, si bien se ha multiplicado por cuatro el número de casos graves hospitalizados, pasando de los 45 registrados hasta la semana pasada hasta los 187 notificados en este informe.

Del mismo modo, también han aumentado los fallecimientos por gripe confirmados en laboratorio, ya que en el informe anterior solo se habían recogido tres muertes y en éste la cifra aumenta hasta 20.

De hecho, los autores del informe destacan que en esta última semana se ha producido un "exceso de la mortalidad diaria por encima de lo esperado", de hasta el 13,9 por ciento, que se concentra fundamentalmente en el grupo de mayores de 64 años.

El Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) en España incluye las defunciones por todas las causas registradas en 2.462 registros civiles informatizados, que representan el 81 por ciento de la población española.

LA MAYORÍA DE FALLECIDOS TENÍA ALGUNA PATOLOGÍA CRÓNICA

El 95 por ciento de los pacientes eran mayores de 44 años (20% en el grupo de 44-65 años y 75% en los mayores de 64 años) y el 88 por ciento de ellos presentaba alguna enfermedad crónica subyacente. Además, el informe muestra que hasta el 42 por ciento de aquellos que eran susceptibles de ser vacunados no habían recibido la vacuna antigripal de esta temporada.

Lo mismo sucede con los casos graves, ya que en este caso hasta el 55 por ciento de los pacientes susceptibles de ser vacunados no se había vacunado.

Además, el informe muestra como el 58 por ciento de estas hospitalizaciones son mujeres, 4 de ellas embarazadas (todas ellas en el tercer trimestre de gestación).

En el 89 por ciento de los pacientes se identificó el virus de la gripe A y el 80 por ciento presentaban factores de riesgo de complicaciones de gripe, siendo los más prevalentes la diabetes (25%), enfermedad cardiovascular (24%) y enfermedad pulmonar crónica (21%). Además, el 72 por ciento desarrolló neumonía y el 38 por ciento necesitaron ser ingresados en una unidad de cuidados intensivos (UCI).