La Comunidad Carmelita de Fontiveros celebra su fiesta de la Virgen del Carmen

Aunque Fontiveros se encuentra en plena llanura castellana, entre campos y campos de cereal, ahora ya segado y recogido, tanto la paja como el grano, celebra y festeja a la Virgen del Carmen, patrona de la Armada, los marineros y de todos los pueblos costeros de España.

 

Porque en Fontiveros existe la única comunidad de Carmelitas de la Antigua Observancia, esto es Calzadas, en la provincia de Ávila. Este convento de la Madre de Dios celebró el sábado su fiesta grande en este día para así a la Virgen del Carmen, la advocación  que se apareció a un Carmelita inglés proveniente del monte Carmelo de Jerusalén, con un escapulario en la mano, anunciándole que aquella sería la divisa de los carmelitas desde ese momento.

 

Esta comunidad se remonta a mediados del siglo XIII, fundándose en el año 1253 en un convento situado a las afueras del pueblo llamado de Las Lagunas  o los Arenales, en el que parece que descansó Santa Teresa cuando se dirigía a fundar en Salamanca; debido al mal estado en el que quedó este convento después de un incendio en 1620, la comunidad se trasladó al actual en la calle del Carmen junto a la casa natal de San Juan de la Cruz.

 

Este nuevo convento fue casa solariega de Alonso Suárez, natural de Fuente el Sauz, que llegó a ser Obispo de Jaén (y que tiene el curioso record de ser la persona que más tiempo esperó su entierro, 475 años, debido a una discusión entre sus familiares y el Cabildo de la Catedral acerca del lugar en que debían reposar sus restos; durante el tiempo que estuvo sin enterrar, su cuerpo momificado permaneció sobre la capilla mayor de la catedral de Jaén). En esta nueva casa también se han realizado ya varias obras para su conservación, la última hace seis años, cuando pudimos contemplar la limpieza y restauración del retablo de la iglesia.

 

Para preparar  la fiesta realizan una novena a la Virgen y la víspera un rosario de la aurora recorriendo las calles del pueblo. El día grande comenzó con una misa  solemne  cantada por el coro parroquial y concelebrada por el sacerdote que ha venido oficiando el novenario. Por la tarde tuvo lugar la procesión en la que tienen protagonismo ocho niños de la primera comunión (los que la han recibido en la parroquia del pueblo, y aquellos que son hijos de padres fontivereños y que hicieron el sacramento en otro lugar) que durante el recorrido fueron tirando pétalos de flores a la Virgen, durante el recorrido por el pueblo, con una parada obligatoria en la Iglesia Parroquial, donde se encuentra la pila bautismal en la que recibió este sacramento San Juan de la Cruz.  Después, los más pequeños del pueblo,  fueron subidos en las andas de la Virgen, como manda la tradición,  para alcanzar su protección imponiéndoles además el santo escapulario.

 

A continuación las monjas compartieron momentos de confraternidad con el público asistente, instante que éste aprovecha para saludar a las 8 hermanas que actualmente forma la comunidad, para tomar un refresco y  unos dulces.

 

Es un día muy feliz para esta pequeña comunidad de Religiosas Carmelitas de la Antigua Observancia de Fontiveros que se sienten arropadas y queridas por el pueblo.