La compra de la primera vivienda nueva tendrá una deducción del 7,5% en el IRPF

Este beneficio fiscal sólo se aplicará a los inmuebles iniciados entre el 1 de septiembre de 2011 y el 31 de diciembre de 2012
La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ha informado al Consejo de Gobierno del contenido del Anteproyecto de Ley de Medidas Financieras para 2012, más conocida como Ley de Acompañamiento de los Presupuestos. El borrador prevé la implantación de 7 nuevos beneficios fiscales el próximo año, que elevarán hasta las 50 las ventajas tributarias vigentes en la región. La principal novedad es una deducción del 7,5% en el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por la compra de la primera vivienda nueva.

Este beneficio fiscal sólo se aplicará a los inmuebles iniciados entre el 1 de septiembre de 2011 y el 31 de diciembre de 2012. Favorecerá a aquellos ciudadanos que adquieran su primera residencia en Castilla y León y la conviertan en su domicilio habitual. El importe de la bonificación en el IRPF asciende al 7,5% de las cantidades dedicadas a la compra de la vivienda durante los primeros cinco años, con un límite de inversión deducible de 9.040 euros anuales.

Con esta ventaja tributaria, comprometida en su discurso de investidura por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, se persigue un doble objetivo.

Por un lado, impulsar la actividad en la construcción, uno de los sectores más castigados por la crisis. De ahí que únicamente sea de aplicación a las viviendas comenzadas este mismo mes o que empiecen a edificarse en los 14 siguientes. Se ha optado por el 1 de septiembre como fecha de arranque para evitar retrasos en las promociones derivados del 'efecto anuncio'.

Por otra parte, el Gobierno autonómico quiere facilitar el acceso a un hogar en propiedad a los habitantes de la región por la vía de ahorrarles el 7,5% de lo que inviertan en él durante el primer lustro. Conviene recordar, en este sentido, que tanto el porcentaje deducible como el importe máximo coinciden con el tramo autonómico de la desaparecida bonificación estatal por adquisición de la residencia habitual.

Incentivo para los autónomos
La segunda gran novedad que recoge el Anteproyecto de la Ley de Acompañamiento es una deducción en el Impuesto de la Renta para fomentar el autoempleo de los autónomos que se hayan visto obligados a abandonar su negocio como consecuencia de la crisis. Consiste en una bonificación de 1.020 euros en el IRPF cuando se den nuevamente de alta, cantidad que se duplica ¿hasta situarse en 2.040 euros¿ si el lugar elegido para desarrollar su actividad es un núcleo rural.

La tercera ventaja inédita viene derivada de la recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio por parte del Gobierno de España. Puesto que volverá a recaudarse en 2012, vuelve a tener vigencia la exención que aplicó la Junta durante 2006 y 2007 (último año en que se recaudó este tributo). Esto supone que quedan eximidos los patrimonios especialmente protegidos de contribuyentes con discapacidad.

Los otros cuatro nuevos beneficios fiscales buscan paliar las serias dificultades que atraviesa el sector del juego. Son medidas que solamente se aplicarán en 2012 y están condicionadas a que las empresas mantengan el empleo y el nivel de actividad. En concreto, se crea una deducción para las máquinas recreativas de tipo B de los bares y cafeterías que no las hayan tenido en los dos últimos años; se rebaja la tasa aplicable a las máquinas de los salones de juego adicionales al mínimo legal de 10; se bonifica la cuota de las instaladas en los casinos, y se reduce la tarifa a este tipo de establecimientos cuando conserven los puestos de trabajo.

Prórroga de la bonificación por hacer reformas en casa
El Anteproyecto de Ley de Medidas para 2012 mantiene los 43 beneficios fiscales existentes en la actualidad, a los que se añadirán los 7 mencionados. Esto supone que el próximo año los castellanos y leoneses podrán hacer uso de un total de 50 ventajas tributarias, todo un esfuerzo para las arcas autonómicas en la coyuntura actual.

Entre las deducciones que siguen vigentes figuran dos potentes bonificaciones en el Impuesto sobre la Renta relacionadas con la construcción. Aunque en origen estaban limitadas a 2011, la Junta ha decidido prorrogarlas durante un año más con el fin de prolongar sus efectos y al mismo tiempo aflorar economía sumergida.

Se trata de la deducción por hacer reformas en la vivienda habitual (que asciende al 15% de la inversión, con un máximo de 10.000 euros por contribuyente) y de la asociada a la Inspección Técnica de Edificios (que tiene los mismos importes y bonifica las obras en inmuebles de más de 30 años de antigüedad, de modo que superen la revisión que es obligatorio realizar a partir de los 40 años). En ambos casos es preciso guardar la factura del profesional que realice al trabajo.

Creación de una tasa en materia de protección ciudadana
Como es habitual, el borrador de la Ley de Medidas recoge cambios en la Ley de Tasas y Precios Públicos de la comunidad. En esta ocasión incluye novedades tan significativas como la creación de una tasa en materia de protección ciudadana, dirigida a evitar la realización de actividades peligrosas o imprudentes que ocasionan cuantiosos dispendios a la Administración. Esto supone que las personas que hayan actuado de forma negligente y como consecuencia de ello hayan sufrido un accidente tendrán que asumir el coste de los servicios de búsqueda y rescate, por ejemplo, por no haber atendido los boletines o partes de avisos de alerta o de predicción de meteorología adversa o por no llevar el equipamiento adecuado para la actividad.