La compensación a los preferentistas: del 75% que dice Unicaja al 20% real

Braulio Médel, presidente de Unicaja-Ceiss

Los afectados por la comercialización de preferentes de Ceiss han echado sus cuentas sobre el sistema de compensación que ha ofrecido Unicaja. El resultado: un ahorrador que hubiera invertido 30.000 euros recibirá, como mucho, un 20%.

El anuncio hace unos días por parte de Unicaja de un nuevo mecanismo de acompañamiento para compensar a los afectados por las preferentes de Ceiss despertó las suspicacias de las plataformas. Según la documentación inscrita en la CNMV por la entidad malagueña, esta estaba dispuesta a pagar en metálico hasta un 75% del valor actual de los bonos convertibles que la extinta caja entregó en su día a los titulares de participaciones preferentes. La música sonaba bien, pero la letra no convencía a los afectados, que han echado sus cuentas para comprobar que no es oro todo lo que reluce. Y por eso insisten en que solo se contentaran cuando recuperen todo su dinero.

 

La oferta parecía, en principio, interesante. Aunque implicaba seguir perdiendo dinero, abría la puerta a recuperar una parte. No obstante, la letra pequeña indicaba que lo que se ofrecía era el 75% del valor de los bonos que, cuando fueron canjeados por las preferentes, ya supusieron pérdidas de entre el 20 y el 60% según la emisión sobre su valor inicial. Y también había que descontar el valor de los bonos que Unicaja entrega en canje por los de Ceiss y los intereses pagados hasta entonces.

 

Por este motivo, las plataformas de afectados se han tomado su tiempo y han echado sus cuentas. En la web de la plataforma salmantina han colgado una calculadora para que los afectados puedan comprobar, en detalle, cómo queda su situación. Y el resultado no es tan positivo como pinta Unicaja.

 

Según esta calculadora, un titular que hubiera invertido 30.000 euros en su día podría recuperar, como mucho, el 40%, unos 13.910 euros. Esto sería en caso de haber sido aceptado en el arbitraje y para una emisión de 2009 a un interés del 5%, con la quita inicial y contando con que se es titular de 27.000 bonos de Ceiss, a un euro cada uno. Aquí pagaría el FROB, porque el mecanismo que ha ofrecido Unicaja es, en principio, solo para los que hayan sido rechazados por el arbitraje, algo factible porque se van a priorizar los casos de ahorradores que vieron atrapados en preferentes menos de 10.000 euros y con unos perfiles concretos.

 

Unicaja lanzó su nueva oferta hace unos días precisamente para vencer las reticencias de quienes pueden ser rechazados por el arbitraje. En este caso, la realidad es que lo que pagaría en metálico a los que acudieran a esta compensación estaría muy lejos del 75%. Según la calculadora de la plataforma de afectados, un ahorrador con 30.000 euros en preferentes de 2009 al 5%, convertidos en 27.000 bonos de un euro, recibiría una compensación de 6.598 euros, algo más de un 20%. A años luz del 75% que publicita Unicaja y que, aplicada la letra pequeña, se queda en mucho menos. Cuentas que convierten en un espejismo la posibilidad de recuperar, en euros contantes y sonantes, los ahorros de toda una vida.

Noticias relacionadas