La compañía del 'Helimer 207' accidentado dice que "reunía todas las condiciones de navegabilidad necesarias"

La compañía Inaer, operador del helicóptero Helimer 207 de Salvamento Marítimo que sufrió un accidente frente a las costas de Almería en 2010 en el que murieron tres tripulantes, ha defendido que la aeronave "reunía todas las condiciones de navegabilidad necesarias" para la operación de búsqueda y rescate (SAR), y, que en el momento del siniestro, cumplía de forma "estricta" el programa de formación y entrenamiento.
ALMERÍA, 31 (EUROPA PRESS)

La compañía Inaer, operador del helicóptero Helimer 207 de Salvamento Marítimo que sufrió un accidente frente a las costas de Almería en 2010 en el que murieron tres tripulantes, ha defendido que la aeronave "reunía todas las condiciones de navegabilidad necesarias" para la operación de búsqueda y rescate (SAR), y, que en el momento del siniestro, cumplía de forma "estricta" el programa de formación y entrenamiento.

En un comunicado, Inaer hace referencia a las críticas del Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial (Copac) a raíz del informe emitido por la Comisión de Accidentes y hecho público este miércoles, y subraya que, en ningún caso, "los sistemas que se encontraban inoperativos" en el momento del accidente suponían una pérdida de las capacidades operativas del helicóptero o afectaban a la seguridad de la operación.

Se remite al citado informe y señala que la Ciaiac recoge discrepancias abiertas que afectaban a equipos adicionales y, por lo tanto, "no estaban afectados por la lista de equipamiento mínima (MMEL) establecida por el fabricante de la aeronave" al tiempo que asegura, que, según describe, todos "los aspectos de mejora y recomendaciones no guardan nexo causal con este trágico accidente".

Aviación Civil subraya en su informe, no obstante, que una de estas discrepancias hacía que las condiciones de aeronavegabilidad del helicóptero el 21 de enero de 2010 "no permitieran la operación" al no cumplir con el equipamiento mínimo exigido ya que una de las pantallas estaba "inoperativa", lo que está "prohibido en un vuelo nocturno". "El ejercicio debía de haberse cancelado ya que el copiloto no podía volar con una de las pantallas apagadas", apuntilla.

Inaer ha remarcado su "voluntad en todo momento" de cooperar al máximo con la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil, y ha trasladado que "todas las recomendaciones" emitidas tras el análisis del accidente "han sido implementadas a través de un programa de acciones para la mejora de los procedimientos operativos y de seguridad de la compañía, el cual ha sido remitido para su conocimiento a las autoridades aeronáuticas pertinentes".