La colonia de buitre negro del Valle de Iruelas se consolida con unas 150 parejas

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández Herrero, ha presidido este órgano colegiado, instrumento de participación de la sociedad en la gestión de la Reserva Natural. Entre otros asuntos, se ha informado de la renovación de la Q de Calidad, la plena incorporación a la Red Natura 2000 o el plan de gestión de la Zona de especial protección para las aves (ZEPA) y Zona especial de Conservación (ZEC) ‘Valle de Iruelas’.

La reunión de hoy ha supuesto la constitución del Patronato de la Reserva Natural del Valle de Iruelas en sustitución de las anteriores juntas rectoras. A ella han acudido representantes de la Junta de Castilla y León, Diputación Provincial de Ávila, Ayuntamientos de los municipios en cuyos términos se asienta la Reserva (El Barraco, El Tiemblo, Navaluenga y San Juan de la Nava), Mancomunidad Asocio de Ávila, Universidad de Salamanca y un representante de las ONGs de Conservación de la Naturaleza.

 

Además, se han tratado diversos aspectos relacionados con la gestión de la Reserva. Destaca su plena incorporación a la Red Natura 2000, como Zona de especial protección para las aves (ZEPA) y como Zona especial de conservación (ZEC), tras la aprobación de su Plan de gestión y la declaración como ZEC en el año 2015.

 

En la memoria anual de actividades y resultados de 2015 se ha dado cuenta de las actuaciones más relevantes llevadas a cabo durante 2015 y 2016 en las áreas de  conservación, uso público, desarrollo socioeconómico y planificación.

 

En el área de conservación, destacan los seguimientos poblacionales de buitre negro y águila imperial ibérica, las dos especies más emblemáticas de la Reserva. Se ha consolidado la colonia de buitre negro en torno a las 150 parejas reproductoras en los últimos años y se mantiene la pareja de águila imperial, que este año ha sacado adelante dos pollos.

 

En cuanto a la conservación de Senecio coyncii, la Junta de Castilla y León ha trabajado tanto en la protección de algunas de la poblaciones de la especie existentes en la Reserva como en el estudio de los efectos de los herbívoros sobre la planta (en colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid y la Universidad de Salamanca).

 

En cuanto al uso público, las actuaciones se han centrado en el mantenimiento de las infraestructuras de uso público, especialmente la casa del Parque, las sendas y las áreas recreativas. Durante 2016 se ha pasado la auditoria y se ha renovado la Q de calidad en uso público como un compromiso de mejora continua en la atención a los visitantes. Por otra parte, el ayuntamiento de El Tiemblo ha aportado datos sobre la regulación del acceso al Castañar en las épocas de máxima afluencia. Desde la Reserva se colabora con la aportación de folletos explicativos y de comportamiento en esta zona.

 

Durante el año 2016 se ha llevado a cabo un curso de formación para técnicos y monitores de la Reserva en materia de accesibilidad, con el objetivo de convertir a la Reserva Natural del Valle de Iruelas en un referente dentro de los Espacios Naturales Protegidos.

 

En el área de desarrollo socioeconómico, se han expuesto los resultados de la Carta europea de turismo sostenible (CETS) y del Plan estratégico para el desarrollo de turismo activo en Gredos e Iruelas. Destaca la creación de un itinerario que recorre los cuatro municipios de la provincia (El Barraco, El Tiemblo, Navaluenga y San Juan de la Nava), mostrando las formaciones boscosas más importantes de cada uno ellos y al que se ha denominado “Bosques mágicos”. Es un recorrido pensado para recorrer a pie, a caballo o en bicicleta de montaña. En él han participado la Junta de Castilla y León, a través de las Consejería de Cultura y Turismo y de Fomento y Medio Ambiente, y la Diputación Provincial. La propuesta para el futuro es su mantenimiento, mejora y divulgación adecuada.

 

La Reserva Natural tiene previsto seguir trabajando con la metodología de la CETS, creando espacios de encuentro entre todos los sectores del turismo, para crear un modelo de turismo sostenible y de calidad entorno a la Reserva. Durante la ejecución de la CETS se han acreditado varias empresas y se han convertido en puntos de información de la Reserva. El objetivo del Patronato es seguir colaborando con los empresarios locales para fomentar el desarrollo local y la creación de puestos de trabajo en el área de turismo y uso público.

 

En el marco del Plan estratégico, se han instalado 3 observatorios para la observación y fotografía de aves para dar a conocer los valores ornitológicos de la Reserva y ayudar a su conservación. Por otra parte, uno de los logros más importantes del Plan ha sido la divulgación de todas las actuaciones, recursos y productos existentes en el área de Gredos e Iruelas a través del plan de marketing que se llevó a cabo tratando de consolidar la marca ‘Gredos-Iruelas’ como un modelo de turismo sostenible.

 

Se comenta la intención de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de recuperar, en la medida que las disponibilidades presupuestarias lo vayan permitiendo en los próximos años, las ayudas a la zona de influencia socioeconómica de la Reserva, destinadas a contribuir a su mantenimiento y a favorecer el desarrollo socioeconómico de las poblaciones locales de forma compatible con los objetivos de conservación.

 

En el área de planificación, se ha tratado la aprobación del Plan de gestión de la ZEPA y ZEC ‘Valle de Iruelas’ y la declaración como ZEC y el impulso definitivo en los próximos años de la redacción del Plan de Conservación en el marco de este Plan de gestión y de la nueva Ley del Patrimonio Natural de Castilla y León, con el objetivo de aunar los diferentes instrumentos de planificación de forma coherente, integrando la gestión de la Reserva natural en la de la Red Natura 2000.

 

El plan anual de inversiones de la Reserva Natural para 2017 está constituido por las partidas destinadas al funcionamiento y mantenimiento de la Casa del Parque, a través de la encomienda de gestión a la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, y por la propuesta de mantenimiento de la Reserva Natural que de forma conjunta con la del Parque Regional de la Sierra de Gredos ascenderá, según las últimas previsiones, a unos 120.000 euros anuales durante los dos próximos años.