La Catedral acogerá una Vigilia de Oración Teresiana, como preámbulo de la clausura del V Centenario

Tal y como se anunció en rueda de prensa hace algunas semanas, el próximo sábado 10 de octubre la S.A.I. Catedral de Ávila acogerá a las 22 horas una Vigilia de Oración Teresiana, como preámbulo de la clausura del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa. 

Esta celebración pretende ser un resumen de todo el Año Jubilar Teresiano, concentrando las enseñanzas espirituales que se han puesto en valor durante todos estos meses como herencia fundamental de Teresa de Jesús. De esta manera, y tras comenzar la oración a las puertas del templo, será “la propia Santa” quien invite a los fieles a pasar al “Castillo Interior”. Dentro de la propia Catedral se desarrollará el resto de la celebración, en la que estará muy presente la propia Teresa: los participantes compartirán lo que podría denominarse su “testamento final” en el V Centenario, esto es, qué quiere decir Santa Teresa a los abulenses y qué les quiere dejar como legado.

 

En esta Vigilia, a la que desde la diócesis invita a participar a todos fieles de la Iglesia de Ávila y a todos los peregrinos que nos visitan en estos días tan especiales de octubre, destacará de nuevo la presencia del Santísimo Cristo de los Ajusticiados. Como aquel “Cristo llagado” que supuso una verdadera revolución en la Santa a la hora de acercarse a los misterios de la Pasión, su presencia servirá para que los fieles sientan más de cerca la presencia del Señor de Teresa. Desde la Diócesis de Ávila "agradecemos, una vez más, la colaboración del Patronato de la Santa Vera Cruz, siempre solícitos a asegurar la presencia de esta importante imagen de Nuestro Señor, contemporánea a la propia Teresa".

 

Cabe recordar que en este V Centenario (en el que además el Patronato está  celebrando su 475 aniversario), el Cristo de los Ajusticiados ha estado presente en la Eucaristía de Apertura del Año Jubilar (octubre de 2014), en la Vigilia y la Misa de Envío del Encuentro Europeo de Jóvenes (agosto de 2015), y en la fiesta de la Transverberación (agosto de 2015), además de ser testigo de excepción de los miles de jóvenes que durante el EEJ2015 se acercaron hasta el Humilladero, reconvertido en aquellos días en Capilla de Adoración Perpetua al Santísimo.