La Cámara ofrecerá el Servicio de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles

El Pleno de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila celebrado ayer aprobó este Reglamento

El Pleno de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila celebrado ayer, 12 de marzo de 2012, aprobó el Reglamento del Servicio de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles para la demarcación de Ávila con el objetivo de mejorar el acceso a la Justicia, tal y como se desprende de la Directiva Europea 2008/52/CE que estable el marco de la mediación civil y mercantil, recientemente regulada en España por el RDLey 5/2012 de 5 de marzo en el cual se reconoce expresamente a las Cámaras Oficiales de Comercio e Industria esta función mediadora.

En respuesta a la demanda de actualización constante y modernidad del catálogo de servicios camerales para empresas y autónomos abulenses, a cuya totalidad representa la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila, la entidad cameral abulense pone en funcionamiento el Servicio de Mediación Civil y Mercantil dirigido a todas aquellas personas físicas y jurídicas que decidan someterse a ese procedimiento, y que se suma al ya existente Tribunal de Arbitraje para la resolución por vía arbitral de cualquier conflicto entre empresas en nuestra provincia.

Serán usuarios del nuevo Servicio de Mediación Civil y Mercantil las partes que, para la solución de controversias, intenten voluntariamente alcanzar por sí mismas un acuerdo con la intervención de un mediador y en cuyo procedimiento se garantizará su intervención con plena igualdad de oportunidades, confidencialidad, manteniendo el equilibrio entre sus posiciones y el respeto hacia los puntos de vista que cada una exprese sin que el mediador pueda actuar en perjuicio o interés de cualquiera de ellas.

Este procedimiento de resolución de conflictos –del que están excluidos únicamente los asuntos penales, laborales, en materia de consumo y en relación a actos de las Administraciones Públicas— se caracteriza por su agilidad y rapidez pues tendrá un plazo de duración muy breve, no superior a los dos meses desde la fecha de inicio del mismo.

A título de ejemplo, son asuntos objeto de la mediación toda controversia civil o mercantil, nacional o internacional, los conflictos entre los socios y administradores de una sociedad mercantil o las reclamaciones de cantidad, entre otros muchos.