La Cámara de Ávila exige la adopción de medidas urgentes y extraordinarias para cambiar la dinámica del desempleo

Fachada de la Cámara de Comercio de Ávila

La Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Ávila ha exigido la adopción de medidas urgentes y extraordinarias para cambiar la actual coyuntura laboral y de actividad negativas en la provincia tras conocer los preocupantes datos de la EPA del primer trimestre de 2014 con un 28,6% de paro

La entidad cameral insiste, como ya solicitara a principios de 2012, en que Ávila sigue necesitando un plan de reactivación económica específico, "y más aún si tenemos en cuenta que nuestra provincia se encuentra a una distancia superior a los 20 puntos en relación a la tasa convergencia y competitividad con la UE".

 

De no asumir este plan, cifrado por la Cámara en una inversión plurianual de 30 millones de euros y cuyos destinatarios han de ser única y exclusivamente los sectores privados, auguran que "la provincia abulense continuará en un profundo retroceso viendo como otras regiones y provincias limítrofes y de similares características a la nuestra como Segovia superan con mayor solvencia sus dificultades".

 

Para este organismo los datos confirman unas perspectivas "escasamente favorables, pues junto a la inaceptable tasa de paro (28,6 %, la más alta de Castilla y León) y la caída del número de ocupados, otros indicadores de coyuntura señalan que el consumo de los hogares abulenses es muy inestable y titubeante, la confianza empresarial mantiene una tendencia decreciente en los inicios de 2014, no se prevén aumentos en el consumo e inversión y el índice del -0,2 del IPC en marzo, uno de los tres más altos de la región, presagia la muy temida y cercana deflación".

 

La Cámara de Ávila no pasa tampoco por alto el crecimiento de empresas en concurso de acreedores en relación a ejercicios pasados, y que la fluidez del crédito a empresas y familias sea aún inexistente –la importancia del capital sigue sin verse- en un momento en el que todas las entidades bancarias han anunciado beneficios en su actividad en este primer trimestre.

 

Indican que a estos datos del sector privado, que aún sigue en la necesidad de hacer ajustes, "se suma el asombroso, indebido e inusual incremento del empleo público en todos los niveles de la administración, dato que es contrario a las anunciadas medidas de reducción de déficit y gasto público aún no adoptadas mientras crece la presión fiscal para pymes, autónomos y familias".

 

En este contexto, ven necesaria la urgente aplicación de medidas de reducción fiscal en las figuras tributarias estatales y muy particularmente en las locales.

 

Los datos microeconómicos muestran, para la Cámara de Comercio, una ausencia de dinamismo económico en Ávila, por lo que "además del plan de reactivación económica se precisan nuevas políticas activas de empleo, un amplio proceso de desapalancamiento de los sectores públicos, acometer definitivamente una profunda reducción del gasto público tanto en instituciones como en servicios mejorando los mismos mediante nuevos modelos de gestión, diversificar nuestra oferta económica excesivamente vinculada hoy al turismo, con el riesgo que supondría el estallido de una burbuja en el sector, y posicionar definitivamente y con valentía a Ávila en los nuevos modelos industriales aprovechando la nueva Ley Industrial de Castilla y León".

 

Tras cinco años de crisis y "muy arduos esfuerzos de pymes, autónomos y familias, muchos de los cuales han tenido que abandonar su actividad económica, y con los datos del actual contexto", la Cámara apela a la responsabilidad y la reorientación de las políticas hacia medidas que fortalezcan la economía doméstica.

 

El orgamismo cameral abulense considera esencial "que las instituciones políticas y económicas provinciales, además de actuar con valentía y firmeza a la hora de adoptar medidas y soluciones a esta provincia, centren definitivamente sus esfuerzos en la defensa coordinada de los intereses generales de los abulenses, que pasan ineludiblemente por la recuperación económica y que sólo será posible con el abandono, de una vez por todas, de los intereses partidistas, electorales, sectoriales y particulares en favor del beneficio común".