La biografía de Gérard Depardieu revela su "prostitución homosexual" y su supervivencia a un aborto con agujas de tejer

"Me dí cuenta de que mi cuerpo gustaba mucho a los homosexuales. Por eso pensé que meterme en la prostitución me permitiría ganarme algo de dinero".

'Ça s'est fait comme ça', es el título de la biografía más polémica que ha publicado el actor de nacimiento francés (ahora con nacionalidad rusa) Gérard Depardieu. Traducido como 'Así pasó', 'Así sucedió', el actor revela todos sus oscuros secretos y su pasado, como su nacimiento, su alcoholismo y unos escándalos que no tienen desperdicio. Han sido algunos medios, como The Hollywood Reporter, quién se ha hecho eco de estas sorprendentes declaraciones.

  

En esta polémica biografía, el actor ha confesado incluso que ha llegado a vender su cuerpo como "un prostituto homosexual". Un pasado revelador el que cuenta Depardieu en su biografía que está dispuesta a ser un éxito de ventas si los secretos de su vida son tan escabrosos a la par de morbosos para los lectores. Lo cierto es que las perlas que suelta en el libro son bastante impactantes.

  

Una de ellas es el intento de aborto de su madre. Según confesaba el actor, al parecer su progenitora había intentado abortar cuando estaba embarazada de Depardieu: "Sobreviví a la violencia que mi madre se ejerció a sí misma con agujas de tejer". Una historia que la propia madre le había confesado.

  

Un aborto que finalmente no salió de como estaba previsto y finalmente acabó naciendo el actor, el cual como decimos, se considera como un auténtico "superviviente". "No quería que naciese. El aborto no salió bien y acabé naciendo", afirma con rotundidad el actor.

 

EJERCIENDO LA PROSTITUCIÓN HOMOSEXUAL, SU ADMIRACIÓN POR RUSIA O SU MAL ENVEJECIMIENTO

  

Y si con esa confesión no tienes suficiente, el actor deja otra grandes perlas en esta biografía. Cuando era joven y vivía en Châteauroux y sabiendo de su atractivo, sabía que era un hombre deseado en el ambiente gay y que no dudó en explotar económicamente ejerciendo como lo que comúnmente se denomina, 'chapero'.

  

"Me dí cuenta de que mi cuerpo gustaba mucho a los homosexuales. Por eso pensé que meterme en la prostitución me permitiría ganarme algo de dinero". Con semejante sinceridad, el actor explica sus misterios más ocultos, 'desnudándose' en palabras para este libro.

  

Sus alcoholismo, donde ya comentaba que bebía 14 botellas al día pero no confesándose como tal o su admiración por Rusia, adquiriendo la nacionalidad de este país para evadir impuestos, renunciando a la nacionalidad francesa, el actor también ha hablado de su gran admiración por el mandatario ruso. Y es que del propio Vladímir Puttin ha llegado a decir que: "Le gusta mi lado hooligan, ese que me ha causado estar medio muerto por estar borracho, tirado en un acera".

  

El actor trata temas muy diversos, como profanar tumbas para robar dinero o por ejemplo, el llevar mal su envejecimiento del que confesaba que a los 65 años "estás jodido" y que te transformas en una "vaca gorda y jodida".