La AUGC exige una investigación en el caso Cervera

La AUGC considera necesario que se aclaren cuanto antes todos los errores o imprudencias cometidas en torno a la custodia de las pruebas obtenidas en el operativo de vigilancia de la muralla de Pamplona y que se saldó con la detención del ex diputado del Partido Popular, Santiago Cervera

La importante labor que realizan los trabajadores de la Guardia Civil no puede quedar en entredicho por errores como el ocurrido en torno a las grabaciones realizadas durante las pesquisas que llevaron a la detención del diputado popular. Unas imágenes que podrían haber sido borradas en su totalidad al formatear, “por error”, el disco duro en el que estaban almacenadas.

 

Además, la AUGC considera que a este grave error se suma el hecho de que el máximo responsable del operativo informara personalmente al Ministro del Interior de la persona que iba a ser detenida por un intento de chantaje al presidente de la Caja de Navarra.

 

Para la AUGC es imprescindible aclarar este punto porque hace tan sólo unos días que se denunció, en sede parlamentaria, la existencia de una orden que obligaba a la Guardia Civil a comunicar con una semana de antelación el nombre de las autoridades políticas que son objeto de investigaciones. Orden que además era desconocida por el propio Director General.

 

Para esta organización el hecho de que ahora se haya sabido que el máximo responsable del operativo informó personalmente al Ministro del Interior de la filiación del detenido y que este le pidiera máxima discreción en las diligencias, no hace más que contribuir a sembrar dudas sobre la buena labor que desempeñan los trabajadores de la Guardia Civil. Unos trabajadores que, no debería hacer falta recordar a nadie, “están al servicio de la sociedad y no del partido político de turno que gobierne en ese momento”.

 

Por todo ello, la AUGC cree necesario aclarar porque se informó directamente al Ministro del Interior de la detención de su compañero de partido y sobre todo si el juez que llevaba las investigaciones estaba al corriente y había autorizado todo este “trasiego” de información.

 

Ante la gravedad de estos hechos, que no hacen más que cuestionar la independencia de la Guardia Civil, es necesario que se depuren todas las responsabilidades derivadas de las imprudencias cometidas. La gravedad de los hechos que los medios de comunicación están recogiendo estos días en relación a todo este caso no pueden quedar impunes porque está en juego el trabajo de unos profesionales y el de toda una Institución, que como hemos dicho, está al servicio del ciudadano.