La Audiencia Nacional declara nulo el ERE de Tragsa y ordena la inmediata readmisión de los despedidos

Equipos de extinción de incendios de Tragsa

La sentencia encuentra causa de nulidad por cómo se seleccionó a los trabajadores que iban a ser despedidos.

La sala de lo social de la Audiencia Nacional ha declarado nulo el Expediente de Regulación de Empleo presentado por la empresa pública Tragsa y ha ordenado la "inmediata readmisión" de los trabajadores despedidos, según la sentencia hecha pública este martes.


El expediente de regulación de empleo de Tragsa contemplaba un ajuste de 726 trabajadores, lo que suponía el 12,5% de la plantilla, de los cuales 150 ya han sido despedidos, mientras que el juicio sobre Tragsatec, filial que también presentó otro ERE, se ha retrasado al 27 de mayo.

La sentencia, además de ordenar la readmisión de forma "inmediata" de los despedidos a sus puestos de trabajo, también obliga a la empresa al abono de los salarios dejados de percibir.

La sala de lo social ha apreciado causa de nulidad por la forma en que se seleccionó a los trabajadores que iban a ser despedidos, sin respetar los criterios de mérito y la capacidad de los empleados. Además, ha recordado que, en el caso de las administraciones públicas "es exigible una precisión mucho más estricta que permita la determinación de los trabajadores afectados sin acudir a decisiones arbitrarias o discrecionales sin relación con los principios de mérito y capacidad".

En este supuesto, la sentencia de la Audiencia Nacional ha señalado que "los criterios no han sido fijados en el periodo de consultas ni en su momento inicial ni en la decisión final, siendo totalmente imprecisos y permitiendo múltiples aplicaciones".

El juez ha comunicado esta decisión a CSI-F, sindicato que está presente en este proceso y que ha valorado de forma "positiva" esta sentencia, ya que había advertido que el ERE presentado por Tragsa era "desproporcionado".

Las partes podrán presentar un recurso de casación ante la sala cuarta del Tribunal Supremo, que podrá prepararse ante la sala de lo social de la Audiencia Nacional en el plazo de cinco días hábiles desde la notificación.

LA EMPRESA ALEGÓ UNA DRÁSTICA CAÍDA DE LOS INGRESOS

Tragsa presentó el pasado mes de octubre a los sindicatos una propuesta de ERE de extinción de su plantilla y de la de su filial Tragsatec, empresa de desarrollo de ingeniería, de 1.639 trabajadores, el 16,6% de la plantilla formada por 9.858 empleados, ante la falta de carga de trabajo y la drástica caída de los ingresos, pero que ha ido reduciendo progresivamente en los últimos meses.

Para justificar este ajuste, la empresa había alegado una drástica caída de los ingresos que le llevarán a incurrir en unas pérdidas de 17 millones de euros al final de este ejercicio, y argumentó que el coste de personal, principal partida de gasto, no se ha reducido acorde a la fuerte caída productiva y al descenso de la cifra de negocio.

El Grupo Tragsa, que forma parte del holding de empresas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), tiene presencia e implantación en toda la geografía nacional, dispone de medios humanos cualificados, maquinaria pesada, auxiliar, elementos de transporte, vehículos de obra, y tecnología propia para realizar todo tipo de trabajos en materia de desarrollo del medio rural y conservación de la naturaleza, según los datos aportados por los sindicatos.