La Atención Primaria en Castilla y León lidera rankings nacionales

Precisamente, la Comunidad es la primera en cuanto al gasto sanitario total dedicado en 2011 a la Atención Primaria: un 17,5 %, superando a Andalucía, con 17,2 % y a Extremadura, que dispone de un 16,5 %; la media del conjunto del S.N.S. es del 15,1 %.

La Atención Primaria que prestan los profesionales del sistema sanitario público de Castilla y León alcanza posiciones muy destacadas entre los indicadores que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad elabora sobre la actividad asistencial de las comunidades autónomas española y que está disponible en la página web ministerial.

 

Estos datos, que refrendan la valoración que los castellanos y leoneses han expresado sobre la Atención Primaria en el último barómetro sanitario nacional, se ocupan de aspectos de la actividad que van desde los ratios de profesionales a la frecuentación y accesibilidad a consultas en centros de salud y consultorios locales, sin dejar de destacar, entre otros, el gasto dedicado por la Junta de Castilla y León a este ámbito asistencial.

 

Precisamente, la Comunidad es la primera en cuanto al gasto sanitario total dedicado en 2011 a la Atención Primaria: un 17,5 %, superando a Andalucía, con 17,2 % y a Extremadura, que dispone de un 16,5 %; la media del conjunto del S.N.S. es del 15,1 %. (Encuesta de gasto sanitario público 2011. MSPSI).

 

En 2012 y en lo referido al número de tarjetas individuales sanitarias asignadas a cada médico de familia, Sacyl también lidera ese ratio con 926 T.I.S. frente a una media nacional de 1.356; le siguen Aragón, con 1.133 y Extremadura, con 1.179 tarjetas por cada facultativo de Atención Primaria.

 

En Enfermería de Atención Primaria, Castilla y León repite el mejor ratio entre las CC.AA. con 1.149 tarjetas asignadas a cada uno de estos profesionales, lejos de la media nacional, que es de 1.557 y por delante de Extremadura, en donde cada enfermera atiende 1.187 tarjetas y de Castilla-La Mancha, con 1.346.

 

Por su parte, los pediatras del sistema sanitario público de Castilla y León atienden una media de 906 tarjetas, lo que les coloca en el tercer puesto nacional, tras el País Vasco, con 803 y Asturias, con 838 y por delante de Canarias, que tiene una media de 913 y de Galicia, con 943; la media española está en 1.032 tarjetas asignadas a cada pediatra.

 

Los datos absolutos sobre número de profesionales sanitarios de Atención Primaria en la región, recogidos por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en su balance de 2012, indican que sistema de salud de Castilla y León contaba con 2.375 facultativos de familia (28.771 en toda España); 288 pediatras (6.411); 2.113 profesionales de Enfermería (29.266); y 875 trabajadores no sanitarios y administrativos (21.309).

 

Los puestos más destacados referidos a recursos de Atención Primaria también se logran en el ámbito estructural: los 3.652 consultorios locales, el 36,2 % del total nacional, sitúan a la Comunidad, con un ratio de 145,2 por cada 100.000 habitantes, en el primer puesto nacional; y si hablamos de centros de salud, en Castilla y León hay casi diez por cada 100.000 habitantes, el segundo lugar empatados con Extremadura y por detrás de Galicia, con 14,3.

 

Las medias en el conjunto español para estos conceptos son de 6,4 centros de salud por cada 100.000 habitantes y de 21,4 para los consultorios locales.

 

Frecuencia y accesibilidad en Atención Primaria

 

La Atención Primaria en Castilla y León está estructurada, en el ámbito de Primaria, a través de 249 zonas básicas (2.701 en el conjunto nacional), con 246 centros de salud (3.016) y 3.652 consultorios locales (10.087).

 

En Castilla y León, para el 5,24 % del conjunto de la población protegida por el sistema nacional de salud, disponemos del 8,2% de los médicos de familia; del 8,1% de los centros de salud; y el 36,2% de los consultorios locales existentes en España.

 

Esta red de infraestructuras y recursos permite y facilita la accesibilidad de los usuarios al primer escalón asistencial sanitario en una Comunidad que se caracteriza por su amplitud geográfica y por la dispersión de su población.

 

Recurriendo de nuevo al último barómetro sanitario de España, en el que los castellanos y leoneses puntuaban la sanidad regional con una nota de 7,06 -por encima del 6,15 de media nacional-, la valoración que alcanzaba la Atención Primaria en Castilla y León es aún superior, llegando hasta el 7,55.

 

De hecho, casi nueve de cada diez castellanos y leoneses consideraban que la asistencial prestada en Atención Primaria ha mejorado en los últimos cinco años y más del 85 % valoraba como buena o muy buena la atención recibida por los médicos de cabecera.

 

La cercanía a los centros de Atención Primaria y su accesibilidad han sido, precisamente, los aspectos más destacados por el grupo más numeroso de usuarios que respondieron a las preguntas del barómetro, por delante del horario de atención, el trato recibido y la atención a domicilio, en este orden.

 

El sistema sanitario público de Castilla y León y su red asistencial territorial facilita por tanto su accesibilidad tanto en el ámbito rural como en el urbano, siendo prueba de ello la frecuentación de las consultas que atienden los profesionales sanitarios de los equipos de Atención Primaria, cuyos datos, en 2011, vuelven a situar a la Comunidad en puestos de privilegio.

 

Así, Castilla y León lidera la frecuentación general tanto de médicos de familia como de pediatras, con 8,22 y 6,99 consultas por habitante y año respectivamente y se sitúa en segundo lugar en el ámbito de Enfermería, con el 4,11, frente a unas medias nacionales de 5,62, 5,36 y 2,8 para cada especialidad.

 

En 2011, además de la atención urgente, los médicos de familia del sistema regional de salud atendieron 18.192.925 consultas, los pediatras sumaron 1.584.998 atenciones y el personal de Enfermería, 10.765.947 consultas; de estos más de 30 millones y medio de consultas, el 2,6% se realizaron en el domicilio de los pacientes.

 

La Atención Primaria en el medio rural

 

Los datos difundidos por el Ministerio ponen de manifiesto el liderazgo de la Atención Primaria de Castilla y León en España, así como el esfuerzo realizado en términos presupuestarios, de infraestructuras y de recursos humanos.

 

Este liderato se ha alcanzado, en gran medida, por el importante despliegue de recursos asistenciales que la Junta mantienen en el mundo rural.

 

En primer lugar, en el ámbito rural castellano y leones existen 93 zonas básicas de salud con menos de 5.000 habitantes, 23 de ellas con menos de 2.000, cuando lo que establece la normativa nacional es una población por zona de salud entre 5.000 y 25.000 habitantes.

 

Y, en segundo lugar, si nuestra Comunidad dispone de la mejor ratio de médicos y enfermeras es por su importante dotación en zonas rurales.

 

La media de población asignada a cada médico de Castilla y León es de 926; en las zonas urbanas es de 1.549 y en las rurales, de 680; similares datos corresponden a la distribución de los enfermeros de Atención Primaria.

 

De hecho, si la población rural es el 49,4 % del total en Castilla y León, el 68% de los médicos de familia trabajan en zonas rurales; el 76,7 % de los centros de guardia se ubican en el mundo rural; y el 63 % del total de las inversiones de Sanidad de la última década en Atención Primaria (349,5 millones de euros) a ese ámbito poblacional y geográfico.