La ATBRIF valora la unión de los trabajadores tras el segundo día de encierro

La ATBRIF ha destacado "una impresionante muestra de unión y fuerza del colectivo Brif" como conclusión del segundo día de encierro de los trabajadores contra incendios, en el que "una vez más demostramos a Tragsa que nuestros pasos son firmes, que ya no hay vuelta atrás y que nuestras reivindicaciones se tendrán que ver refrendadas por ellos en un corto plazo de tiempo".

Teniendo en cuenta que desde esta asociación han querido respetar el servicio y trabajar con normalidad, los actos que se realizaron durante el día solamente podían ser secundados por trabajadores que se encontraban en su día de descanso. Por lo tanto las concentraciones de Tragsa Toledo, Tragsa Cuenca y el encierro en las oficinas de Tragsa Valladolid desde las 12:00 horas del mediodía, fueron secundadas por el 90% del colectivo disponible.

 

Desde la ATBRIF consideran el encierro como un éxito de afluencia. Señalan que en Valladolid hubo presencia policial pero, sin ningún tipo de problema, se continuó de manera cívica con el encierro durante todo el día y la noche.

 

La base de Daroca no pudo llevar a cabo su intento de encierro en las oficinas de Tragsa Zaragoza, debido al cierre de las instalaciones y a la Guardia Civil que lo impidió con su presencia, todo ello también sin ningún tipo de problema.

 

El resto de bases Brif se encerraron otra vez con un 100% de bases realizando el acto y con un 70% de seguimiento. Apuntan que la tónica general que mantuvo la empresa durante el anterior encierro se ha mantenido en este, tomando los datos para identificar al personal y en algún caso incluso se han personado agentes de la autoridad en las bases para evaluar la situación durante la noche.

 

Desde la ATBRIF dan las gracias una vez más a todas las personas anónimas, sindicatos, partidos políticos, personal de otros colectivos y a la sociedad en general que han mostrado su apoyo a los trabajadores y avisan a la empresa "que este colectivo se ha hecho más fuerte todavía, que hoy ha salido reforzado y que no vamos a bajar los brazos hasta conseguir lo que nos merecemos. Que cada vez más gente ve justa nuestra causa de lucha y que eso es un incentivo más que nos ayuda a seguir trabajando por conseguir unas condiciones dignas para esta profesión de bombero forestal de la cual hemos decidido hacer nuestro medio de vida".