La ATBRIF organiza un encierro de protesta en la base del Puerto El Pico para exigir mejoras laborales

Un agente del BRIF trabaja sofocando un incendio.

La ATBRIF (Asociación deTrabajadores de las Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales) que engloba entre otras a la base situada en El Puerto El Pico, destinada a la provincia de Ávila y sus alrededores, ha anunciado que llevarán a cabo un encierro a modo de acto reinvindicativo allí el próximo jueves 28 de agosto, para exigir mejoras en las condiciones laborales del colectivo de incendios forestales.

Tal y como han explicado, el encierro se realizará en horario nocturno "para no repercutir en el buen funcionamiento del servicio el cual consideramos es lo más importante", pero, "no descartando, eso sí, tomar medidas de más calado en un futuro si no se atiende a nuestras reivindicaciones".

 

Para ello, han hecho llegar un escrito a los medios de comunicación en el que explican el por qué de esta decisión y por la que exigen una serie de medidas, como son el reconocimiento de la categoria forestal, la segunda actividad para el personal llegado a una edad y unas condiciones dignas y acordes al puesto de trabajo desempeñado. El texto dice así:

 

"Las Brif, nos dedicamos a la extinción y prevención de incendios forestales. Conformamos un grupo de 545 trabajadores (aproximadamente) pertenecientes a la empresa pública Tragsa y somos un encargo directo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente suponiendo un coste  de obra con valor de 25 millones de euros aproximadamente. Nos distribuimos por todo el territorio español en 10 bases, incluida una en las Islas Canarias, y somos un medio helitransportado en época de máximo riesgo de incendios. Durante el periodo invernal nuestras labores se enfocan principalmente en la prevención de incendios forestales, realizando trabajos en los montes cercanos a nuestras bases.

 

En los 23 años de antigüedad de este colectivo se ha ido aumentando el tiempo de contratación de los únicos tres meses de verano, hasta llegar a haber estado trabajando el año completo. A fecha de hoy eso no es así y anualmente se pasa un mes y medio por la cola del paro.

 

Desde la creación de esta asociación en el año 2005 las reuniones y contactos mantenidos con distintos estamentos gubernamentales y sindicales han dado sus frutos con mayor o menor acierto, llegando incluso a firmar un protocolo de intenciones con el anterior Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y consiguiendo con ello algo más de estabilidad laboral.

 

Pero en lo que atañe a las cuestiones laborales relacionadas con la empresa (Tragsa) que nos contrata, y siendo ella beneficiaria de una obra por adjudicación directa del Ministerio año tras año, no se ha llegado a dar ningún paso en beneficio de los trabajadores. Es más, estamos inmersos en un anexo de un convenio que presenta un alto agravio comparativo con el resto de trabajaderos de dicha empresa al no sernos aplicables más de 40 artículos de dicho convenio.

 

Esta asociación ha intentado por activa y pasiva la realización de encuentros con los dirigentes de la empresa y desde el primer momento se nos ha tachado de no ser un interlocutor oficial y se nos ha restado importancia. Realizando esos encuentros siempre fuera de las instalaciones de la empresa y sin ningún tipo de oficialidad. Este colectivo siempre demostró su buena fe intentando dialogar con la empresa de numerosas formas, desde siempre se le comunicó a la dirección cualquier problema o inquietud del colectivo. También hemos seguido los cauces establecidos para reclamar lo que creemos que de algún modo tenemos derecho. Siempre hemos querido garantizar la paz social mediante el diálogo. Pero la gestión de esta empresa en lo que atañe al colectivo Brif desde nuestro punto de vista está siendo de dejadez y olvido, debido principalmente al caso omiso que siempre se hace de nuestras reclamaciones o reivindicaciones. Se da el caso que durante la firma del protocolo entre nuestra asociación y el Ministro, nadie asistió en representación de la empresa, aun siendo invitados.

 

 

Tragsa tras un ERE declarado nulo sigue alegando las cuestiones económicas como negativa a mejorar nuestras condiciones, pero reparte 4 millones de euros en “bonus” aun presentando cuentas que según ellos indican darán una pérdida de 40 millones de euros este año.

 

Las Brif siendo un grupo altamente especializado para realizar el trabajo de extinción y prevención de incendios forestales como se habla de nosotros  en páginas oficiales del gobierno, arriesgando la vida en un helicóptero y después a pie de fuego por salvar la riqueza medio ambiental de este país, realizando un trabajo vocacional que implica desgastes físicos como deportistas de élite, creemos que ha llegado la hora de dar un paso al frente y reclamar lo que es nuestro. Por ello, el colectivo de trabajadores de las Brif y como arranque a un periodo de movilizaciones mantendrá un encierro en su lugar de trabajo  durante la noche del 28 de Agosto, como medida de protesta para conseguir de una vez por todas, unos mínimos que consideramos inviolables".

 

Su anuncio concluye con la afirmación de que "la lucha del colectivo BRIF no es más que la de todos los trabajadores presentes en incendios forestales que por desgracia presentan unas condiciones laborales pésimas, por ello cualquiera de nuestras reivindicaciones es extensible a todo el colectivo que trabaja en esto".