La ATBRIF advierte a Tragsa que llegarán "hasta el final" para que retiren las sanciones impuestas a sus trabajadores

En un comunicado, la Asociación de Trabajadores de las Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales, ha asegurado que ocho de sus trabajadores han sido sancionados con cinco días de suspensión de empleo y sueldo ejerciendo su derecho de manifestación.

Según han informado desde la Asociación de Trabajadores de las Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales (ATBRIF) en un comunicado "la empresa pública Tragsa ha comunicado a los ocho compañeros que se encontraban pendientes de sanción, que una vez recibidas las alegaciones y en base a las mismas, consideran que no se ven desvirtuados los hechos y procederán a sancionarlos".

 

Por ello, apuntan desde la Asociación, "no entendemos como siguen adelante con la sanción a pesar de explicar en las alegaciones presentadas que en algunos casos los EPIs de trabajo se habían recogido el día anterior a la marcha convocada y por lo tanto estaban en su poder, o simplemente al no ser recogidos por llegar tarde la directriz, los trabajadores guardaban el Epi en la taquilla situada en su puesto de trabajo".

 

"Tragsa ha decidido sancionar a los ocho trabajadores con cinco días de suspensión de empleo y sueldo coincidiendo con el final del trabajo antes de irnos al paro,lo que en algunos casos ha implicado que sumando la sanción y las vacaciones de los trabajadores hoy o mañana será el último día de trabajo de alguno de ellos", denuncian, y añaden que "esta prisa en ejecutar la sanción y el cálculo tan afinado de los días, demuestra la categoría personal de algunas personas que dirigen esta empresa".

 

Desde la Atbrif consideran que "la sanción no procede y no se comprobó la veracidad
de los hechos ni de las alegaciones
. Incluso se sanciona a un trabajador que todavía no se le ha notificado el expediente ni apertura de diligencias", y destacan además con rotundidad que "también creemos que es insultante para los trabajadores sancionados y para la sociedad, que personas ejerciendo su derecho de manifestación sean castigadas por usar supuestamente el EPI fuera de la jornada laboral mientras los dirigentes de esta empresa dan cobijo hoy en día a personas involucradas en el escándalo de las tarjetas black, intentan contratar a imputados en el caso Pokemon, despiden a la gente en base a un ERE injusto y desproporcionado (anulado por la Audiencia Nacional), pretenden descolgarse del convenio, pretender hacer recortes y cobran sueldos abusivos incluso por encima del Presidente de Gobierno".


En el comunicado finalizan asegurando que "la situación por la que Tragsa está pasando,y sobre todo por lo que están sufriendo sus trabajadores es insostenible en una empresa pública y por lo tanto de todos los españoles", y es por ello, añaden, que "queremos plantar cara y no estamos dispuestos a ceder ni un ápice en nuestra lucha y en la lucha contra los gestores que quieren hacernos ver que esta empresa no es rentable, cuando en realidad el problema no son los trabajadores, sino los gestores", para concluir asegurando que "por último y más importante, queremos apoyar y arropar a nuestros compañeros sancionados comunicando que llegaremos hasta el final para conseguir sean retiradas las sanciones", porque "si tocan a uno,tocan a todos".

Noticias relacionadas