La Asociación Juana Jugan también visita Ávila con motivo del V Centenario

 Miembros de la Asociación Juana Jugan en el CITeS

El grupo de las Hermanitas de los Pobres, estaba integrado por 66 personas que desde dicha Asociación, conforman la Provincia de Madrid.

El objetivo de su visita de ayer era hacer una peregrinación retiro y conocer los lugares teresianos dentro del V Centenario y con motivo de la renovación de las promesas de pertenencia a la Asociación Juana Jugan que se celebrarán el 1 de mayo.

 

Han venido al CITeS de Ávila, donde recibieron una charla, celebraron la Eucaristía y después tuvieron una comida de confraternidad, todos ellos pertenecientes al voluntariado laico de Salamanca, Segovia, Talavera de la Reina, Cáceres y los miembros de la Asociación de Madrid de la Calle Doctor Esquerdo y de Los Molinos de la Provincia de Madrid.

 

El Coordinador de la Asociación Juana Jugan de Salamanca, Gustavo del Rio, informó que “es una Asociación de laicos voluntarios que pertenecen a la Congregación de las Hermanitas de los Pobres cuya labor religiosa es ayudar y atender aquellas personas que llegan a la ancianidad y que carecen de recursos económicos para mantenerse y que verdaderamente son pobres”.

 

El padre Rómulo Cuartas, Subdirector del CITeS, les impartió una conferencia para profundizar en la mística de Teresa de Jesús, de cómo ha evolucionado su vida desde su niñez hasta que entró por primera vez en el monasterio y después les explicó cómo se desató esa pasión por Dios y las fundaciones de la Santa hasta su fallecimiento. Agregó Gustavo que, “eso ha servido como motivación para renovar las promesas de pertenencia a la Asociación y hacer un voluntariado más carismático respecto a la ayuda de los ancianitos más necesitados”.

 

Santa María de la Cruz Jugan, cuyo nombre original era Juana Jugan (Cancale, 25 de octubre de 1792 – Saint-Pern, 28 de agosto de 1879), fue una religiosa francesa, fundadora de la congregación de las Hermanitas de los Pobres. Beatificada el 3 de octubre de 1982 por Juan Pablo II y canonizada el 11 de octubre de 2009 por Benedicto XVI.