La Asamblea Local de IU fija las líneas rojas para alcanzar el cambio de gobierno en el Ayuntamiento de Ávila

Los militantes de la formación abulense acuerdan poner sobre la mesa una batería de cuestiones “básicas para la ciudad y sus ciudadanos como el empleo o el peaje” y que serán trasladadas en los próximos encuentros a las distintas formaciones políticas. Las bases reafirman la necesidad de trabajar “por hacer factible un cambio de gobierno en Ávila que no necesariamente implicaría formar parte del mismo”

Los ciudadanos han votado por un cambio de gobierno en Ávila e Izquierda Unida va a trabajar para que sea posible”. Es uno de los pronunciamientos y acuerdos que se alcanzaron en la Asamblea Local de Ávila en una jornada donde los militantes de la formación abulense hicieron un balance de los resultados electorales así como de la situación que en este caso se abre en el Ayuntamiento de la capital, donde la formación de izquierdas ve “una oportunidad histórica” de poner en marcha “un cambio de gobierno” que han sido los propios ciudadanos “los que lo han reclamado desde las urnas”, entiende IU Ávila tras el análisis realizado.

 

Un cambio de gobierno “que no necesariamente requiere entrar a formar parte del mismo”. Un apunte en el que se hizo hincapié en la asamblea realizada en la noche del lunes, donde se acordó que sea la actual portavoz del grupo municipal, Montserrat Barcenilla, la encargada de llevar a cabo las primeras conversaciones, que en primera instancia se efectuará con vistas al 13 de junio, cuando se tomará posesión del cargo de concejal y se proclame alcalde.

 

Estas conversaciones se realizarán “sobre una batería de cuestiones básicas no sólo para IU Ávila sino tanto para los ciudadanos como para la ciudad”. Porque la formación de izquierdas decidió la aprobación de “unas líneas rojas” como el empleo, el peaje o la gestión transparente, entre otras, y que se harán patentes “en cada una de las reuniones que se están concretando” y que servirán como base para un primer punto de partida.

 

Es el momento de tomar contacto, conocer las pretensiones y expectativas de cada una de las formaciones políticas que han alcanzado representación en la próxima legislatura municipal y abordar los posibles puntos de entendimiento de cara al 13 de junio”, han asegurado.

 

El objetivo es buscar un gobierno alternativo, pero el acercamiento debe producirse bajo una batería de medidas, no sobre sillones o cargos” se insiste desde la Asamblea Local de Ávila, que esperan que las conversaciones que arrancarán esta semana “se encaucen hacia la gestación de un cambio que podría empezar ser visible el 13 de junio”.