La Alianza UPA-COAG considera "un atraco a mano armada" la pretendida subida de las tarifas eléctricas

Esta organización exige medidas políticas al Ministerio de Industria y al Ministerio de Agricultura para que la subida tarifaria no afecte a los agricultores y ganaderos "como grandes consumidores que son".

La Alianza UPA-COAG de Ávila denuncia "el nuevo abuso que tienen previsto cometer las empresas eléctricas contra los usuarios a partir del próximo mes de enero, y que podría suponer hasta un importante  encarecimiento de la factura".

 

Esta organización califica como un `atraco a mano armada´ esta nueva situación que amparada por el Gobierno central "puede resultar un nuevo varapalo económico para los profesionales del sector agrario, que son grandes consumidores de electricidad".

 

"Esta pretendida subida en las tarifas eléctricas es un atentado al sentido común, si se tiene en cuenta la situación económica límite en la que se encuentran muchas explotaciones agrícolas y ganaderas con una reducción muy importante de los precios en sus producciones", añaden.

 

Denuncia asimismo, "que la nefasta gestión del Gobierno de Mariano Rajoy en cuestiones relacionadas con la energía eléctrica es sencillamente calamitosa para una región como Castilla y León, que está entre las comunidades autónomas con mayor superficie de regadío, y que a su vez es de las que más energía producen".

 

"El importante sacrificio económico que están realizando los regantes de esta región para lograr un uso racional y eficiente del agua implantando nuevas tecnologías en modernizar los regadíos, y así hacer competitivas las explotaciones,  está siendo duramente castigado por parte del Gobierno central asfixiando a los profesionales del sector con tarifas cada vez más escandalosas, imposibilitándoles la amortización de los altísimos costes asumidos en los últimos años", continúan.    

 

"Esta medida antisocial, de llevarse a efecto, puede llegar a suponer un incremento en la factura totalmente inasumible para muchas explotaciones familiares, lo que vendrá a agudizar la maltrecha economía, no solo a los agricultores sino también a los ganaderos".

 

La Alianza UPA-COAG considera "que el Gobierno español es el único responsable de este robo continuado que sufren los usuarios debido a la lamentable política energética en nuestro país, y que ha supuesto un incremento elevadísimo en el precio de la luz en los dos últimos años. En este sentido, los agricultores y ganaderos no aceptamos ser los paganos de las prebendas  a exministros sentados en los consejos de administración de las grandes eléctricas".

Resulta un auténtico disparate la subida de precio que en poco tiempo y en materia de electricidad está sufriendo un sector profesional como es el agrario.  En este sentido, los continuos abusos hacia las economías  más modestas y profesionales, como en este caso son los agricultores y ganaderos de Castilla y León, resulta especialmente gravosa cuando se pagan tasas elevadísimas aunque no haya consumo eléctrico.
          
Hay que tener en cuenta que en Castilla y León hay más de 400.000 hectáreas de riego y que uno de los mayores acuíferos del país, el de Los Arenales, está en nuestra comunidad autónoma donde la extracción de agua mayoritariamente se hace a través de sondeos. También el incremento de este coste afecta a las estaciones de bombeo de riego por superficie en los regadíos modernizados a demanda.