La Alianza UPA-COAG Ávila traslada a Europa y a Medio Ambiente la situación límite de la provincia por los ataque de lobos

Jesús González Veneros y Pedro San Segundo del Peso

Han participado hoy en Asturias en una Jornada Técnica sobre prevención de daños del lobo a la cabaña ganadera pidiendo un control riguroso de la especie e indemnizaciones ágiles para los ganaderos.

La Alianza UPA-COAG de Ávila ha participado activamente en la jornada técnica que ha tenido lugar hoy en la localidad asturiana de  Rioseco (Sobrescobio) sobre la prevención de daños del lobo a la cabaña ganadera.

 

El máximo responsable de ganadería de esta organización, Jesús González Veneros, el secretario de Organización de UPA-Ávila, Manuel Jiménez Rodríguez, y el ganadero de Navalperal, Pedro San Segundo del Peso,  han asistido a este foro trasladando a los responsables de la Comisión Europea y del Ministerio de Medio Ambiente, que han asistido a este foro, la situación que están sufriendo los ganaderos de la provincia abulense.

 

Con más lobos que nunca en Castilla y León y en la provincia de Ávila, tal y como se desprende del último informe de la Consejería de Medio Ambiente hecho público semanas atrás, y con una expansión incontrolada de este cánido que afecta muy especialmente a la provincia de Ávila, los representantes de LA ALIANZA UPA-COAG DE ÁVILA han hecho llegar hasta Asturias la realidad de lo que está ocurriendo en nuestra provincia, con daños provocados por los lobos  en el último año en la ganadería cuantificados en más de 300.000 euros.  

 

En este sentido, han trasladado la realidad actual que sufre la provincia en el sentido de que las políticas de favorecer y potenciar la especie del lobo en los últimos 30 años en la provincia de Ávila y en el resto de la región ha provocado una situación límite para muchos ganaderos.

 

Al respecto, han pedido en la jornada celebrada en Asturias la necesidad de que desde las administraciones competentes se tomen medidas urgentes, pues de lo contrario las consecuencias serán muy negativas para los ganaderos de extensivo en la provincia, que en algunos casos se encuentran en una situación límite.

 

LA ALIANZA UPA-COAG ha solicitado una vez más compromiso político, puesto que el problema lejos de solucionarse se incrementa año tras año al no controlar la especie, no regular la población de lobos, no indemnizar los daños de forma ágil y ajustada al verdadero valor de las cabezas de ganado que mueren o quedan malheridas, y  no considerar de una vez por todas que el lobo es incompatible con la ganadería extensiva en determinados territorios.