La Alhondiga reunió a 80 pesonas para un nuevo paseo cultural por Arévalo

"La Alhóndiga", asociación de Cultura y Patrimonio, llevó a cabo el pasado domingo un nuevo Paseo Cultural por el Casco Antiguo de Arévalo con la participación de cerca de 80 personas

Un nutrido grupo de participantes, en torno a 80, se reunían en la Plaza de San Pedro a las 11.30 de la mañana dispuestos a comenzar el recorrido cultural propuesto.

Antes de comenzar se pudo entrar en el patio del palacio del general Vicente de Río Careaga y contemplar la conocida como “Marrana Cárdena”, una pieza zoomorfa originaria de la cultura Vaccea. En el mismo patio se conservan diversos elementos de granito, columnas, capiteles y una pila bautismal que proceden, casi con toda seguridad, de la iglesia, desaparecida en 1847, y que da su nombre a esta plaza arevalense.

 

Ya en la calle se compartieron algunas explicaciones sobre la historia de la plaza, haciendo especial reseña del incendio que destruyó el barrio en la navidad de 1808. Se habló también de la localización física de la desaparecida iglesia y de algunas reseñas extraídas de las crónicas de Juan José de Montalvo, Marolo Perotas o Nicasio Hernández Luquero.

 

El grupo siguió luego hacia el Castillo. Algunas explicaciones sobre las restauraciones sufridas por el imponente edificio y, ante la impresionante vista de los ríos, a ambos lados de la explanada y su unión justo tras el castillo, se comentaron las propuestas que persiguen incorporar el Monumento Verde, es decir, las alamedas y riberas de nuestros dos ríos, al entorno cultural, deportivo y de ocio de nuestra ciudad.

 

Tras pasar por detrás del Castillo un buen grupo de los asistentes decidieron bajar hasta la Junta de los ríos Adaja y Arevalillo y disfrutar un momento del lugar.

 

Luego, agrupados todos, en la pequeña explanada frente a la bodega de Perotas, se comentó sobre el estado de la misma y la existencia en ella de una sala en la que las tinajas tienen inscritas el nombre de todos los periódicos publicados en Arévalo entre los años 1989 y 1960, incluida la antigua “Llanura”. Se habla también del “libatorio” en el que figuran los nombres de algunos de los personajes ilustres arevalenses.

 

La comitiva marchó por fin hacia San Miguel. Allí se dieron algunas explicaciones sobre el puente de Medina, incorporado en estos días a la Lista Roja del Patrimonio; sobre la iglesia de San Miguel, su excepcional retablo y algunos de los curiosos misterios que tiene este templo: su ábside plano, los óculos en la fachada sur que aparentan representar una cruz griega y una estrella de David. También se hicieron algunos comentarios sobre el despropósito que supuso el intento, hace algunos años, de reconstruir la muralla de esta zona de Arévalo y cuyos restos retorcidos se pudieron contemplar.

 

En la iglesia de San Juan terminó el paseo. Algunos de los participantes decidieron hacer una visita a esta iglesia, incluida en el programa Abrimos, y otros prefirieron marchar a su casa paseando por la antigua ronda de la muralla, llamada hoy calle de la Casa Blanca.