La alegría del reencuentro cierra la Semana Santa de Ávila

Ver album

El Santísimo Cristo Resucitado y Nuestra Señora del Buen Suceso protagonizaron el tradicional encuentro frente a la iglesia de la Sagrada Familia, previo a la celebración y la procesión que culmina la Pasión abulense.

El Santísimo Cristo Resucitado y Nuestra Señora del Buen Suceso se han encontrado por fin en la mañana de este Domingo de Resurrección frente a la iglesia de la Sagrada Familia para comenzar el último acto de la Semana Santa abulense.

 

La alegría ha sido la nota predominante en un momento en el que la Madre se ha reencontrado con su Hijo después de perderlo, culminando la Semana de Pasión.

 

Tras la misa solemne de las 11 horas celebrada en este templo de la zona norte, la Cofradía del Santísimo Cristo Resucitado y Nuestra Señora del Buen Suceso ha salido en procesión para recorrer las calles David Herrero, Virgen de la Soterraña, Avenida de Santa Cruz de Tenerife, Sierpe, Calle del Ferrocarril, Paseo de la Estación y Plaza de Santa Ana.

 

Allí la comitiva ha tomado Isaac Peral, Duque de Alba, Comandante Albarrán, San Millán, Plaza de Santa Teresa, San Segundo, Plaza de San Vicente, han parado en el Humilladero, Calle Valladolid y han regresado a la Ermita del Resucitado.

 

Un gran número de abulenses han acompañado a la procesión durante el recorrido más largo de la Semana Santa abulense hasta el regreso a la Ermita, donde se celebra la tradicional Romeria que se prolonga durante todo el día.

 

En la procesión ha estado presente el presidente de la Junta de Semana Santa de Ávila, Emilio Iglesias, quien ha destacado, por un lado, las inclemencias meteorológicas que obligaron a suspender las procesiones en el inicio de la semana y, por otro, el "gran nivel" alcanzado a partir del Martes Santo por las cofradías, "que han mejorado mucho las procesiones y se ha visto que seguimos siendo un referente".

 

Como puntos a corregir, ha señalado Iglesias, los cambios en algunos de los itinerarios provocaron algún problema en la entrada de los pasos en puntos con mucha aglomeración de gente, como pudo ser el arco de La Santa.