La AECC de Ávila envía una carta al Consejero de Sanidad para exigirle una unidad de radioterapia

La Asociación Española contra el Cáncer de Ávila ha enviado una carta abierta al Consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, para trasladarle una vez más la necesidad de un acelerador lineal en el Complejo Asistencial de Ávila.

CARTA QUE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA CONTRA EL CÁNCER EN ÁVILA HA ENVIADO AL CONSEJERO DE SANIDAD

 

Estimado Consejero,

 

Estando próximo a finalizar el plazo de tres meses que usted estableció, para recabar unos informes al Ministerio de Sanidad y los jefes de servicio de los cinco centros de tratamiento radioterápico de la comunidad, quiero recordarle algunos de los extremos en que se basa nuestra petición, de que el hospital Nuestra Señora de Sonsoles, disponga de este servicio de radioterapia.

 

En primer lugar, Ávila tanto por número de habitantes, como por número de pacientes que precisan este tratamiento, tiene derecho a este servicio, y le hablo de tener derecho, no de querer tenerlo por capricho. Hoy en día se recomienda un acelerador lineal por cada 140.000 habitantes. (SEOR).

 

Ya conoce el informe de la SEOR, la sociedad de referencia en el sector, y también conoce los propios datos de su Consejería. Un Acelerador Lineal, a tope de funcionamiento con catorce horas diarias (8,00 a 22,00), puede prestar servicio a cuatrocientos pacientes como máximo (SEOR), que son menos de los pacientes de Ávila, incluyendo los que renuncian a dicho tratamiento, por no ser capaces de soportar esos penosos traslados diarios a Salamanca, Valladolid, Madrid o Talavera de la Reina.

 

El caso de Zamora, es un ejemplo claro de éxito en una provincia pequeña (SEOR), y si tiene dudas, consulte a la población de Zamora su opinión al respecto, porque en este tema los pacientes sí tienen algo que decir, no solo algunos facultativos o expertos.

 

En segundo lugar, y pese a algunas noticias malintencionadas, la calidad y seguridad están perfectamente garantizadas, tanto desde el punto técnico de los equipos a instalar, como del profesional, ya que afortunadamente en España, todos los médicos que trabajan en nuestros hospitales, tienen su especialidad vía MIR, por lo que su competencia está asegurada, y además con un nivel excelente a nivel europeo y mundial. (SEOR).

 

En tercer lugar, la afirmación de que se tienen que instalar dos aceleradores lineales, en lugar de uno, por si se produce una avería, no tiene ninguna fundamentación seria ni lógica. Cuando existen dos aceleradores, es porque se necesitan para funcionar a tope durante todo el día, y en caso de una avería en uno de ellos, no tienen posibilidad de suplir al averiado, es preciso repararlo, cosa que se hace en unos pocos días. Los pacientes de Ávila lo conocen bien, cuando se han tenido que volver de Salamanca o Madrid, llegando a esas capitales, por haber sufrido una avería el acelerador que los 
trataba, y eso que en los dos casos se trataba de centros con más de un acelerador. Por otra parte, los marcajes en cada aparato son diferentes, excepto que sean gemelos y exactamente calibrados, por lo que no se pueden utilizar de forma inmediata en otros pacientes con distintos marcajes.

 

El informe de Unidades Asistenciales del área del Cáncer, del Ministerio de Sanidad de 2013, dice que los dos aceleradores lineales es una sugerencia de la NRAG inglesa. Pag. 127, como criterio de planificación de recursos, pero no que sean obligatorios en España. Por otra parte, el Ministerio de Sanidad no tiene competencias, por estar transferidas a las Comunidades Autónomas, y cada Comunidad ordena bajo su criterio estas competencias.

 

En nuestro entorno más próximo, no solo existe un acelerador lineal único en Zamora, sino que los de Valladolid Campo Grande, Talavera, Cáceres, Mérida, Plasencia, Cuenca, Guadalajara, y algunos de Madrid también son aceleradores únicos, e incluso se les derivan pacientes de Ávila, por lo que supongo que no serán deficientes. En otros puntos del territorio nacional existen otros muchos, funcionando a la perfección.

 

En cuarto lugar, es cuando menos llamativo, que la Consejería no se haya dignado consultar a los pacientes, porque de haberlo hecho, y escuchado la penosidad de los traslados, el padecimiento adicional que suponen estos viajes diarios durante cinco-siete semanas, en unas condiciones físicas y emocionales muy duras, creemos que las decisiones serian muy diferentes. Se tratan las cifras de traslados como si fueran cabezas de ganado, como meros números, no como pacientes. Que una gran cantidad de enfermos que han superado la enfermedad, se refieran a estos traslados, como lo más duro de su enfermedad, debiera hacer reflexionar. No es de recibo someter a los pacientes de Ávila, a viajes de cuatro, cinco, seis y hasta ocho horas diarias, para recibir un tratamiento en Salamanca con una duración de menos de diez minutos.

 

En quinto lugar, no se ha mencionado por parte de la Consejería hasta el momento, el coste de estos traslados. ¿Cuánto cuesta trasladar a cuatrocientos pacientes una media de treinta-treinta y cinco veces o más, a Salamanca? Estamos hablando de doce-catorce mil viajes anuales, y como dice la SEOR,  el coste de estos traslados, suponen bastante más que la amortización del acelerador lineal en Ávila, unos 200.000 euros durante diez años, que es la vida útil de un acelerador lineal.

 

Por último,señor Consejero, unas breves consideraciones. Salamanca tiene el doble de habitantes que Ávila, puede explicarnos, ¿por qué Salamanca tiene tres aceleradores y Ávila ninguno? ¿Pretende que los pacientes de Ávila, no tengan la posibilidad de tener la esperanza de tener en breve este servicio en su provincia?  La respuesta está en su mano, pero los habitantes de Ávila están esperando ansiosamente su contestación, y esta vez no vamos a aceptar un no por respuesta. Más de treinta y cinco mil firmas nos avalan.

 

José Ignacio Paradinas Gómez. Presidente AECC de Ávila